viernes, abril 12, 2024
viernes, abril 12, 2024
12.3 C
Misiones
InicioInternacionalesXilacina: la droga producida en China que está empeorando la crisis de...

Xilacina: la droga producida en China que está empeorando la crisis de los opioides en Estados Unidos

La xilacinaes un poderoso sedante animal (Photo by Spencer Platt/Getty Images)
La xilacinaes un poderoso sedante animal (Photo by Spencer Platt/Getty Images)

Una droga producida en masa en China se convirtió en el agua que rebalsó el vaso de la crisis del opioide y fentanilo de Estados Unidos, creando un cóctel letal que pone en cada vez más peligro a la población.

Se trata de la xilacina, un poderoso sedante animal, cuya presencia en el suministro de drogas ilícitas está complicando la respuesta de Estados Unidos a la crisis de los opiáceos, al desbaratar métodos de larga data para revertir las sobredosis y tratar la adicción.

La xilacina puede causar heridas graves en la piel, pero aún no está claro si está provocando más muertes, como sugirieron los funcionarios en Washington, según los profesionales de la salud y las fuerzas del orden público en la primera línea de los esfuerzos en Nueva Jersey, Nueva York y Pensilvania.

Sin embargo, existe un amplio consenso en que se necesita mucha más información para comprender el impacto de la xilacina, diseñar formas de interrumpir los suministros ilegales y desarrollar medicamentos para revertir sus efectos.

“No sabemos si la xilacina aumenta el riesgo de sobredosis o reduce el riesgo de sobredosis”, dijo el doctor Lewis Nelson de la Escuela de Medicina de Rutgers New Jersey, quien asesora a los reguladores federales sobre la seguridad de los medicamentos. “Todo lo que sabemos es que hay muchas personas que toman xilacina y muchas de ellas se están muriendo, pero eso no significa que la xilacina lo esté haciendo”.

En casi todos los casos, se agrega xilacina, un fármaco para sedar caballos y otros animales, al fentanilo, el potente opioide que puede ser letal incluso en pequeñas cantidades. Algunos usuarios dicen que la combinación, denominada “tranq” o “tranq dope”, produce un subidón más duradero, más parecido a la heroína, que ha sido reemplazada en gran medida por el fentanilo en los mercados de drogas de EEUU.

Al igual que otros agentes de corte, la xilacina beneficia a los distribuidores: a menudo es más barata y más fácil de conseguir que el fentanilo. Los sitios web chinos venden un kilogramo por entre USD 6 y USD 20, sin receta médica. Los productos químicos utilizados para producir fentanilo pueden costar USD 75 o más por kilogramo.

Los reguladores estadounidenses aprobaron la xilazina en 1971 para sedar a los animales con fines quirúrgicos, dentales y de manipulación (REUTERS/Shannon Stapleton)
Los reguladores estadounidenses aprobaron la xilazina en 1971 para sedar a los animales con fines quirúrgicos, dentales y de manipulación (REUTERS/Shannon Stapleton)

Los efectos de la xilacina son fáciles de detectar: los usuarios experimentan un estado letárgico similar al trance y, a veces, se desmayan, exponiéndose a robos o agresiones.

“Es una reacción tardía, podría estar caminando por la calle, son 45 minutos más tarde”, dice Dominic Rodríguez, quien no tiene hogar y lucha contra la adicción. “Luego me despierto, tratando de reconstruir lo que sucedió”.

Los reguladores estadounidenses aprobaron la xilacina en 1971 para sedar a animales con fines quirúrgicos, dentales y de manipulación.

En los seres humanos, la droga puede hacer que disminuyan los ritmos respiratorio y cardíaco. También está relacionado con úlceras cutáneas graves y abscesos, que pueden provocar infecciones, descomposición del tejido y amputaciones. Los expertos no están de acuerdo sobre la causa exacta de las heridas, que son mucho más profundas que las que se ven con otras drogas inyectables.

En Filadelfia, la introducción de la droga ha creado una serie de nuevos desafíos.

La naloxona, un medicamento que se usa para revivir a las personas que han dejado de respirar, no revierte los efectos de la xilacina. Los funcionarios de Filadelfia enfatizan que aún se debe administrar naloxona en todos los casos en que se sospeche una sobredosis, ya que la xilacina casi siempre se encuentra en combinación con fentanilo.

Sin un fármaco de reversión aprobado para la xilacina, algunos grupos de prevención y asistencia a los adictos han comenzado a llevar tanques de oxígeno para ayudar a revivir a las personas.

La xilacina puede ser adictiva y los pacientes que dejan de tomarla reportan síntomas de abstinencia severos, que incluyen ansiedad y angustia. No existe un tratamiento aprobado, pero los médicos han estado usando el medicamento clonidina para reducir la presión arterial, que a veces se prescribe para la ansiedad.

Las heridas pueden dificultar que las personas participen en programas de tratamiento de adicciones, que normalmente no tienen la experiencia para tratar lesiones profundas que pueden exponer tejidos y huesos.

Las autoridades federales de EEUU pidieron el 11 de julio que se realicen más pruebas e investigaciones sobre la xilacina, pero no llegaron a recomendar nuevas restricciones a la medicación veterinaria.

La naloxona, un medicamento que se usa para revivir a las personas que han dejado de respirar, no revierte los efectos de la xilazina (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)
La naloxona, un medicamento que se usa para revivir a las personas que han dejado de respirar, no revierte los efectos de la xilazina (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)

Los funcionarios describen el costo de la droga en términos y estadísticas claros: las sobredosis fatales que involucran xilacina aumentaron más del 1.200% entre 2018 y 2021.

“Lo que está haciendo es hacer que la droga más letal que jamás hayamos visto, el fentanilo, sea aún más letal”, dijo Anne Milgram, directora de la Administración para el Control de Drogas, a los asistentes a una conferencia reciente.

Un plan de seis puntos de la oficina de control de drogas de la Casa Blanca tiene como objetivo ampliar las pruebas, el tratamiento y los esfuerzos para interceptar envíos ilegales de xilacina.

La Casa Blanca declaró el fentanilo mezclado con xilacina como una “amenaza emergente” en abril y pidió una estrategia nacional para combatir su uso.

En el informe publicado el 11 de julio, el zar antidrogas, el doctor Rahul Gupta, dijo que los funcionarios de la administración “explorarán” hacer que la xilacina sea un fármaco catalogado, sujeto a restricciones regulatorias similares a los opioides y las anfetaminas.

Si bien algunos estados ya han comenzado el proceso para restringir la droga, esos esfuerzos se han enfrentado al rechazo de veterinarios, granjeros y otras personas que trabajan regularmente con él. La programación federal limita cómo se pueden recetar, dispensar y almacenar los medicamentos. Varios proyectos de ley en el Congreso apuntan a reforzar el uso de xilacina sin limitar su uso legítimo para sedar caballos, ovejas y otros animales.

La mayor parte del plan de la Casa Blanca se centra en mejorar la forma en que los profesionales de la salud rastrean y tratan el uso de la droga.

“Necesitamos más pruebas para obtener una imagen nacional de la amenaza”, dijo Gupta a los periodistas.

Los funcionarios describen el costo de la droga en términos y estadísticas claros: las sobredosis fatales que involucran xilazina aumentaron más del 1.200% por ciento entre 2018 y 2021 (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)
Los funcionarios describen el costo de la droga en términos y estadísticas claros: las sobredosis fatales que involucran xilazina aumentaron más del 1.200% por ciento entre 2018 y 2021 (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)

Las pruebas actuales de xilacina son un mosaico de diferentes enfoques, con algunos médicos forenses y departamentos de salud que detectan regularmente la droga en víctimas de sobredosis fallecidas y parafernalia de drogas recolectada. Cifras federales recientes sugieren que el uso se ha disparado en los últimos años. Pero se necesita un enfoque de prueba estandarizado para comprender la trayectoria y el alcance de la propagación de la droga.

El plan también exige el desarrollo de pruebas rápidas para uso del personal del hospital y trabajadores comunitarios que tratan a pacientes que experimentan sobredosis. Desarrollar códigos de facturación médica para el tratamiento de pacientes afectados por xilacina es otro paso necesario para completar el panorama de datos, dijeron las autoridades.

Tambien se propone identificar y desbaratar las importaciones ilegales de xilacina del extranjero, incluso de China y México.

Si tiene éxito, los funcionarios federales esperan que la estrategia reduzca las muertes por sobredosis relacionadas con xilacina en un 15% para 2025.

El plan no incluye nuevos fondos federales, que según altos funcionarios de la administración dependen del Congreso. Señalaron que el presupuesto de control de drogas más reciente del presidente Joe Biden requería USD 46 mil millones para expandir el tratamiento de la adicción e interrumpir el suministro de drogas ilegales.

El plan de xilacina del gobierno se distribuirá a las agencias federales, incluida la Administración de Alimentos y Medicamentos y la Administración de Control de Drogas, que se encargarán de ayudar a implementarlo.

Una mezcla cambiante de opiáceos, estimulantes y sedantes ha llegado a definir la epidemia de drogas en EEUU, lo que dificulta el manejo de una crisis que ahora cobra más de 100.000 vidas al año.

(Con información de AP)

Seguir leyendo:

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí