jueves, junio 20, 2024
jueves, junio 20, 2024
6 C
Misiones
InicioInternacionalesLa simple y efectiva última arma de Ucrania para combatir a Rusia

La simple y efectiva última arma de Ucrania para combatir a Rusia

Las bombas caramelo son fabricadas caseramente con impresoras 3D en diversos lugares de Ucrania (Photo by John Moore/Getty Images)
Las bombas caramelo son fabricadas caseramente con impresoras 3D en diversos lugares de Ucrania (Photo by John Moore/Getty Images)

Las granadas de mano están diseñadas para ser lanzadas, por lo que son ligeras. Pero cuando se lanzan desde drones, esto puede ser un inconveniente. Con un peso típico de sólo 300 gramos, las granadas tienen poco “poder de matar”, dice un hombre apodado “Lyosha”, un fabricante de armas aficionado afincado en Kiev. Cuando una de ellas estalla, los soldados rusos atacados “suelen seguir huyendo”.

Hace tres meses, Lyosha y un grupo de amigos, trabajando en sus casas, diseñaron una alternativa: una bomba antipersona de 800 gramos llamada “Zaychyk”, o “Conejo”. El grupo utiliza la impresión 3D para fabricar la carcasa de la bomba, antes de enviarla a rellenar con C4, un explosivo, y trozos de metralla de acero. En las pruebas, según Lyosha, esta metralla corta los tablones de madera “como mantequilla”.

La necesidad es la madre de la invención, y el Zaychyk no es más que un ejemplo de los tipos de innovación letal que han surgido en Ucrania en los 17 meses transcurridos desde la invasión rusa. Las existencias de muchas municiones fabricadas se han reducido a medida que avanzaban los combates. Pero los explosivos en bruto siguen siendo abundantes. Esto ha contribuido a crear una industria armamentística de aficionados dedicada a suministrar a los soldados del frente armas improvisadas para utilizarlas contra las tropas rusas.

El equipo de Lyosha imprime cada semana las carcasas de plástico de unas 1.000 “bombas de caramelo”, como se conoce a estos artefactos explosivos improvisados. Pero el oficial ucraniano que actúa como contacto militar del equipo quiere 1.500 al día, dice “ADV”, el nombre de guerra de un segundo miembro del grupo. Otro grupo de aficionados, el Ejército Druk, ha fabricado más de 30.000 bombas de caramelo en los últimos cuatro meses. “Swat”, su líder, afirma que el ritmo de producción va en aumento. Y aún llegan más desde más allá de las fronteras de Ucrania. Janis Ozols es el fundador de la sección letona de las Abejas Salvajes, un grupo de armeros voluntarios de fuera de Ucrania. Calcula que al menos 65.000 proyectiles han sido enviados desde Europa desde noviembre de 2022. (Los funcionarios de aduanas ucranianos han hecho la vista gorda, clasificando estos envíos como juguetes para niños o portavelas).

Las existencias de muchas municiones fabricadas se han reducido a medida que avanzaban los combates. Pero los explosivos en bruto siguen siendo abundantes. Esto ha contribuido a crear una industria armamentística de aficionados dedicada a suministrar a los soldados del frente armas improvisadas para utilizarlas contra las tropas rusas. (REUTERS)
Las existencias de muchas municiones fabricadas se han reducido a medida que avanzaban los combates. Pero los explosivos en bruto siguen siendo abundantes. Esto ha contribuido a crear una industria armamentística de aficionados dedicada a suministrar a los soldados del frente armas improvisadas para utilizarlas contra las tropas rusas. (REUTERS)

Las municiones improvisadas no sustituyen directamente a las de fábrica. Pero tienen ventajas. En primer lugar, son baratas. Emanuel Zmudzinski, voluntario de Wild Bees en Lodz (Polonia), fabrica los componentes -cono de la nariz, cuerpo y aleta de la cola- de un modelo de 27 cm de altura llamado Big Egg por menos de 3,50 euros (3,85 dólares), sin incluir el contenido explosivo, en una impresora 3D que cuesta unos 1.200 dólares. Sin necesidad de reequipar las líneas de producción, las bombas de caramelo pueden fabricarse fácilmente en distintos tamaños. Eso ayuda a los operadores de drones a aprovechar al máximo la capacidad de carga útil de un determinado modelo.

Las ingeniosas innovaciones han hecho que las bombas sean sorprendentemente eficaces. Las diseñadas para matar infantería incorporan un cilindro central en el que se introducen los explosivos. El espacio que lo rodea se rellena con fragmentos de metal, que saldrán despedidos al detonar la bomba. Al principio, muchas bombas utilizaban clavos como metralla. Pero las pruebas (que consistían en hacer estallar la metralla en láminas de madera) revelaron un defecto. El calor de la explosión vaporizaba parcialmente los clavos.

Los trozos de chatarra más grandes no se vaporizan, por lo que causan heridas más graves. Pero los trozos irregulares de metal tienen una aerodinámica impredecible. Muchos salían despedidos hacia arriba, lejos del objetivo, o hacia el suelo, un desperdicio, dice ADV. Ahora se prefieren los rodamientos de bolas, aunque no son baratos y escasean. “Diuk”, un militar ucraniano en Donetsk, región parcialmente ocupada por las fuerzas rusas, afirma que las bombas de caramelo de 5 kg matan ahora a la infantería expuesta a 20 metros de donde caen.

Los técnicos esperan ampliar aún más el radio de destrucción. Algunas “tiendas de caramelos” utilizan programas informáticos para modelar el potencial letal de diferentes tipos de metralla y ángulos de montaje en relación con la carga, dice un soldado en Kiev con conocimiento de sus esfuerzos. Chatgpt, un modelo de lenguaje de IA, también es consultado en busca de consejos de ingeniería (lo que sugiere que los esfuerzos de Openai, creador de Chatgpt, por evitar este tipo de consultas no están funcionando).

Activistas y delegaciones internacionales están junto a bombas de racimo. (AP)
Activistas y delegaciones internacionales están junto a bombas de racimo. (AP)

Algunas bombas de caramelo pueden utilizarse incluso contra vehículos blindados. El cobre y el aluminio se prensan dentro de estas bombas en una forma cónica especialmente diseñada. Al detonar los explosivos, los metales se transforman en un fino chorro de plasma sobrecalentado que puede abrirse paso a través del blindaje. (Los operadores de drones ucranianos afirman poder destruir tanques rusos lanzando estas bombas, que pesan alrededor de medio kilo, sobre el techo del vehículo, donde el blindaje es más delgado).

Diuk, el soldado ucraniano de Donestk, calcula que los drones militares de su país lanzan ahora unos 200 tipos y tamaños diferentes de bombas de caramelo. Esto demuestra el entusiasmo creativo de sus creadores. Pero también complica las líneas de suministro, ya que los componentes proceden de varios talleres diferentes. Por eso se está intentando reducir la variedad de bombas y estandarizar su producción, explica Ozols, organizador de Wild Bees. Una industria de aficionados se profesionaliza día a día.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Seguir leyendo:

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí