miércoles, abril 24, 2024
miércoles, abril 24, 2024
10.2 C
Misiones
InicioNacionalesGladys Florimonte sobre su temporada en Villa Carlos Paz: “Esta obra de...

Gladys Florimonte sobre su temporada en Villa Carlos Paz: “Esta obra de teatro me exige mucho”

Gladys Florimonte es una de las actrices que se lucieron con cada uno de los personajes que ha interpretado en su vida y la está rompiendo en Dos locas de remate.

Varios premios descansan en su casa, por su labor, por su profesionalismo y por su dedicación.

Y es que Gladys es una trabajadora que pasó por el cine, el teatro y la televisión demostrando ser una actriz capaz de encarnar diferentes personajes con personalidades muy diversas, todas con una pizca de ella, por supuesto.

Villa Carlos Paz es un destino que eligió en varias oportunidades para hacer temporada teatral, prácticamente pisó todos los escenarios de la villa y en estas vacaciones de verano se presenta en Dos locas de remate, obra que realiza junto con Nazarena Vélez en el teatro Candilejas.

El teatro es su templo sagrado y fue allí donde Florimonte recibió a VOS para contar un poquito de ella en la obra, donde saca a la luz que es mucho más que un personaje de televisión.

¿Cómo te recibe Carlos Paz cada vez que venís a hacer temporada?

−Yo siempre elijo Carlos Paz. Córdoba para mí es mi segunda casa. Yo me siento muy cómoda acá, me encanta. El clima, la gente, tengo mucha gente conocida y me encanta. Me gusta hacer lo que hago acá. Es un mimo estar acá y decir “che, hace cuánto que no te veía”, es un lugar de reencuentro. De miércoles a domingos hago Dos locas de remate, lunes estoy en Valle Hermoso y cada 15 días voy a Ansenuza. Trabajo de lunes a lunes; cuando termine, me tomo unas vacaciones.

¿Cómo es un día tuyo haciendo temporada teatral?

−En esta obra me levanto tarde porque me acuesto tarde, desayuno, camino un ratito y después vuelvo a guardarme. Trato de no ir mucho a la pileta ni tomar sol porque esta obra me exige mucho, me exige un montón y trato de cuidarme. No quiero ponerme inyecciones ni nada, si me agarra un resfrío llamo a mi médica que es alergista y yo tengo problemas de alergia. Me cuido en las comidas también.

Gladys Florimonte. (La Voz)
Gladys Florimonte. (La Voz)

¿Qué significa estar haciendo esta obra?

−Esta obra significa para mí algo que no hacía desde mucho tiempo atrás, y después me fui para todo lo que es comercial. Estuve con Corona, Florencia de la V, Emilio Disi, Nito Artaza, Francella, miles. No me privé de nada. Y cuando me llama José María (productor de la obra), le digo “Ay, no”. Yo no quería hacer este espectáculo, cuando me llamaron yo decía: “No, no, no”. Letona me llama y le digo: “No, no, dejame de joder”. No tenía ganas, mucha letra.

¿Por qué no querías hacerla?

−El libreto es muy largo, con muchos matices. Yo estaba disfónica, todos me llamaban y no quería hacer la obra. Letona me dice bueno, ya está, no te molesto más, y me vuelve la voz. Era psicológico. Juan Manuel me llama de nuevo y me dice: “Por favor, venite a un ensayo. Estaba Nazarena”. Hablo con Nazarena y le digo: ¿Viste bol… la letra? Y me dice: “Sí”. Le pregunté: “¿Vos lo vas a hacer?”. Me dice que sí y yo dije: “Bueno, lo hagamos”.

¿Cómo te sentís trabajando con Nazarena Vélez?

−Es una actriz de la pu… madre, es muy difícil el personaje de Nazarena. Los tics le costaron un montón, y hace un trabajo extraordinario. Por eso digo que nos potenciamos, las dos estamos brillantes. Ella tendría que hacer más de este tipo de comedia. Muchos la descubrieron recién ahora, pero ella viene haciendo muy buenos trabajos. Yo sin ella no puedo hacer lo que hago, ella me potencia y yo la potencio.

Gladys Florimonte y Nazarena Vélez en la obra "Dos locas de remate" en el teatro Candilejas, de Carlos Paz. (La Voz)
Gladys Florimonte y Nazarena Vélez en la obra «Dos locas de remate» en el teatro Candilejas, de Carlos Paz. (La Voz)

¿Cómo fue prepararte para la obra? ¿Qué es lo que más te costó?

−En Buenos Aires teníamos la asistente y ensayábamos cuatro horas diarias y aparte le pagaba a un asistente para que me ayudara a repasar la obra. Y lo que más me costó primero fue la letra, que es tremenda, y después los cortes, porque salto de una cosa a la otra. Adriana, la coach, me decía tranquila y yo le decía: “No, pero mi movimiento no acompaña la palabra, me olvido”. Son muy difíciles los matices.

¿Qué pasa sobre el escenario? ¿Las letras se modifican?

−A veces te olvidas o te quedás y estás esperando. Yo a veces digo “bueno…” y sigo. Eso paso al principio y ahora ya lo manejo. Ir al público, llorar, y volver al público es muy difícil. Tenemos distintos públicos, hay gente que al final se ríe porque se pone nerviosa. La gente habla, relata, dice “uh, mirá, ay”.

Estar asumiendo este desafío en una obra que te costó decir que sí y siendo reconocida por tus personajes en la televisión. ¿Qué dice el público?

−Los que ya me conocen decían por fin volviste, yo tengo una carrera preparada, no soy Zulma, como todos creen. Los que no saben se sorprenden. Trabajando con Lanata compongo personaje, no soy imitadora. Yo pongo el alma, por ahí sale bien, pero yo soy actriz. Me dicen que tengo que seguir haciendo más de esto.

Después de cada función, ¿qué te llevás a tu casa?

−A mi casa me llevo el agotamiento mental, en el pecho se me hace un nudo. Pasar por todas las emociones, y las emociones quieras o no son estar peleando todo el tiempo con alguien, después llorar, después hacer reír. Te llevás como una carguita interesante y después me tomo una copita de vino.

Gladys Florimonte y Nazarena Vélez en la obra "Dos locas de remate" en el teatro Candilejas de Carlos Paz. (La Voz)
Gladys Florimonte y Nazarena Vélez en la obra «Dos locas de remate» en el teatro Candilejas de Carlos Paz. (La Voz)

¿Qué encontramos de diferente en esta obra a comparación de la que hicieron Soledad Silveyra y Verónica Llinas?

−Es otra obra, todos los que vieron las dos obras se dan cuenta de que es otra cosa. Las chicas anteriores salían más de los libretos, nosotras no. Se vive distinto. Ahora vamos a Buenos Aires con esto, y depende de cómo esté todo haremos una gira, creo que será una pequeña gira. El 29 de marzo estrenamos en el teatro Picadilly.

Cuando llegó la nominación como mejor actriz, ¿cómo te sentiste?

−Cuando llegó la nominación, dije: “La verdad, nos merecemos la nominación”. Con Nazarena nos decíamos: nos merecemos el premio. Lo esperábamos, por el trabajo, por la gente. Era un trabajo bien hecho, bien dirigido, y nosotros asumimos un desafío que salió bien.

¿Y ahora con el premio?

−Yo me siento feliz, imaginate, en un mes preparamos la obra. No sabés lo que es dormir y pasar la letra. Con Nazarena brillamos, entonces quiero compartir el premio con ella, vamos las dos para adelante. El premio lo tengo yo, porque lo gané yo. Adiviná a quién se lo acabo de dar…, sí, a Letona. Se lo merece por tanta insistencia, se lo traje y recién se lo llevó.

¿Te gustaría que Solita fuera a verte al teatro?

−Me gustaría que Solita fuera a verme y me diga qué opina. Hace poco le grabé un reel que dice: ahora me estoy maquillando como Solita, ahora me estoy poniendo la ropa de Solita, ahora me estoy poniendo la peluca de Solita.

Gladys Florimonte. (La Voz)
Gladys Florimonte. (La Voz)

Ya has pisado varios teatros de Villa Carlos Paz. ¿Cuál te gusta más, en cuál te sentiste más cómoda?

−Yo me siento bien en todos los teatros porque para mí los teatros son templos. Hay unos más lindos que otros, hay algunos que son más fáciles de llegar. Yo trabajé en casi todos los teatros y me gustan mucho. Estuve en el Teatro del Lago, en el teatro Acuario, en el teatro Holiday, en el teatro Candilejas. Creo que me falta el Libertad.

Más allá de que en todos los papeles está la escencia, la impronta de quien actúa, ¿en qué momentos de la obra, en tu personaje, decís acá está Gladys?

−Esto es Gladys, todo es Gladys, pero tiene lo nostálgico, cuando me rompe la plantita, el final. Tiene muchas cosas y yo también me voy identificando con el texto y la gente también. ¿Cuántos hermanos se pelean?, las partes donde soy engañada, ¿a quiéen no engañaron?, cuando tenés ganas de matar al que te traicionó. Todo tiene su rol, es difícil decirle a tu hermana: ”¿Por qué tenés la foto de mi marido?”. Los quilombos que se arman, los jarrones que se rompen. Hay que tener cuidado y una concentración total cuando los rompemos. Más cuando hay niños. Lo común hay que traerlo y hacerlo natural. Por ejemplo en la borrachera, no caer en lo ridículo, sino pensar “¿cómo sería Gladys borracha?”. Creo que me costaría hablar.

Con la situación que está atravesando el país, ¿cómo creés que va a seguir este año?

−No hay plata, entonces hay que salir a trabajar y buscarse el mango como sea. Estamos en un momento muy jodido. Es apoyarlo para ver qué puede solucionar, hay cosas en las que estoy de acuerdo y otras en las que no. Nosotras somos una privilegiadas porque viene mucha gente a vernos y nosotras en el escenario dejamos la vida, dejamos todo. Y ser elegido entre todos los espectáculos que hay, estamos refelices. Espero que este año que viene podamos todos laburar, porque como viene la mano está bravo pero hay que esperar, darle tiempo, no sé.

PARA VER “DOS LOCAS DE REMATE”

En el teatro Candilejas 2, de Villa Carlos Paz. Entradas: desde $ 11 mil en boleterías o a través de plateanet.com.ar. De miércoles a domingo a las 22.30 hasta el 3 de marzo.

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí