lunes, mayo 20, 2024
lunes, mayo 20, 2024
9.9 C
Misiones
InicioInternacionales¿El aspartamo es un riesgo para la salud? Esto dice la ciencia

¿El aspartamo es un riesgo para la salud? Esto dice la ciencia

Botellas de Coca Cola light en un supermercado (REUTERS/Mike Segar)
Botellas de Coca Cola light en un supermercado (REUTERS/Mike Segar)

El aspartamo, ingrediente de refrescos como Diet Coke y Diet Pepsi, ha sido durante mucho tiempo uno de los edulcorantes artificiales más populares del mundo. Pero un comité de la Organización Mundial de la Salud declaró esta semana que es un carcinógeno potencial.

Se espera que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) anuncie el viernes sus conclusiones sobre si el aspartamo podría tener efectos cancerígenos. Varios organismos de salud pública, entre ellos la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), han afirmado en repetidas ocasiones que el aspartamo es seguro, y los responsables de salud pública y los ejecutivos de la industria alimentaria temen que el anuncio confunda y atemorice a los consumidores.

Esto es lo que sabemos sobre los efectos del aspartamo en la salud y las razones por las que el CIIC está estudiándolo más de cerca.

– – –

Un estudio reveló que el consumo de gaseosas afecta la expectativa de vida  (iStock)
Un estudio reveló que el consumo de gaseosas afecta la expectativa de vida (iStock)

El aspartamo lleva décadas en el mercado. Fue aprobado por primera vez como edulcorante por la FDA en 1974 y su uso comercial se generalizó a principios de los años 80, cuando se comercializó como Equal (los paquetitos azules de edulcorante) y NutraSweet.

La nueva revisión del CIIC se debe en gran parte a dos estudios recientes que han reavivado las dudas sobre los efectos del aspartamo en la salud. Uno de ellos, el estudio de cohortes NutriNet-Santé, se publicó el año pasado. Se trataba de un estudio observacional de gran envergadura, en el que participaron 100.000 personas y que se llevó a cabo en Francia. Descubrió que las personas que consumían mayores cantidades de aspartamo eran ligeramente más propensas a desarrollar cáncer de mama, cánceres relacionados con la obesidad y “cáncer en general”, en comparación con las personas que no consumían aspartamo.

El otro estudio, publicado en 2020, se llevó a cabo en ratas y ratones. Se trataba de un nuevo análisis de una investigación realizada hace 15 años por el Instituto Ramazzini de Italia, que descubrió que el aspartamo causaba cánceres relacionados con la sangre, como leucemia y linfoma, en ratas y ratones, y que la exposición prenatal al aspartamo aumentaba la tasa de estos cánceres en las crías de roedores.

– – –

Una góndola con botellas y latas de gaseosas (REUTERS/Mario Anzuoni/File Photo)
Una góndola con botellas y latas de gaseosas (REUTERS/Mario Anzuoni/File Photo)

Algunos expertos advierten que estos estudios recientes sobre el aspartamo tienen fallos importantes. Los ratones y las ratas no son seres humanos, y la mayoría de los estudios con animales, incluidos los del Programa Nacional de Toxicología del gobierno federal, han concluido que el edulcorante no provoca cáncer.

Los estudios observacionales, como el de NutriNet-Santé, pueden ser informativos, pero sólo muestran correlaciones, no causas y efectos. En el estudio se pedía a los participantes que recordaran qué alimentos habían ingerido en las 24 horas anteriores y rellenaran cuestionarios en los que describían su dieta, una práctica que, según algunos críticos, no es fiable. Los participantes en el estudio eran en su mayoría mujeres con una edad media de 42 años, en su mayoría de peso saludable, bastante activas físicamente y con altos niveles de educación, lo que hace difícil extrapolarlo a la población en general.

Al mismo tiempo, las personas que consumen muchos edulcorantes artificiales suelen ser diferentes en muchos aspectos de las que no los consumen. En el estudio NutriNet-Santé, por ejemplo, las personas que consumían mucho aspartamo y otros edulcorantes artificiales tendían a hacer menos ejercicio y a comer menos fruta, verdura y cereales integrales. Consumían más azúcar, sodio y refrescos, y tenían más probabilidades de fumar y padecer diabetes.

Los investigadores reconocieron que “no puede descartarse por completo un sesgo residual de confusión”. No obstante, concluyeron que sus hallazgos “no apoyan el uso de edulcorantes artificiales como alternativas seguras al azúcar en alimentos o bebidas”.

Otros estudios observacionales han examinado si existe una relación entre el aspartamo y el cáncer, con resultados diversos. En un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional del Cáncer, que también se basó en cuestionarios sobre alimentos, participaron casi 500.000 personas. Descubrió que las personas que consumían mayores cantidades de bebidas endulzadas con aspartamo no presentaban mayores tasas de cáncer cerebral o cánceres de la sangre como linfoma, mieloma o leucemia en comparación con las personas que no consumían refrescos o bebidas endulzadas con aspartamo.

– – –

Paquetes de chicles sin azúcar (REUTERS/Shannon Stapleton)
Paquetes de chicles sin azúcar (REUTERS/Shannon Stapleton)

La FDA sostiene desde hace tiempo que el aspartamo es seguro para la población en general. En mayo, la agencia reforzó su página web “aspartamo y otros edulcorantes”, una medida que algunos expertos en salud consideraron una señal de que la agencia estaba reforzando su postura sobre el aspartamo. La agencia afirma que supervisa la literatura científica sobre la seguridad del aspartamo y ha revisado más de 100 estudios diseñados para identificar posibles efectos tóxicos.

“El aspartamo es uno de los aditivos alimentarios más estudiados en la alimentación humana”, afirma la FDA en su página web. “Las pruebas científicas han seguido respaldando la conclusión de la FDA de que el aspartamo es seguro para la población en general cuando se fabrica siguiendo buenas prácticas de fabricación y se utiliza en las condiciones de uso aprobadas”.

Como resultado de la legislación aprobada por la Unión Europea en 2008, todos los aditivos alimentarios cuyo uso se había aprobado en la UE antes de 2009 debían someterse a reevaluaciones de seguridad obligatorias. El aspartamo fue uno de los primeros aditivos en ser reevaluados.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó su “evaluación de riesgos completa” del aspartamo en 2013, que concluyó que el aspartamo y sus productos de descomposición eran seguros para la población general.

– – –

Paquetes con latas de Coca Cola Light (REUTERS/Mike Segar)
Paquetes con latas de Coca Cola Light (REUTERS/Mike Segar)

El aspartamo se utiliza como sustituto del azúcar en una gran variedad de alimentos, que suelen comercializarse con reclamos como “sin azúcar”, “dietético” o “bajo en calorías.” Puede encontrarlo en dulces, helados, polos, yogures aromatizados y otros productos lácteos, mermeladas y jaleas, mezclas de bebidas en polvo, productos de panadería y cereales para el desayuno.

El aspartamo, sin embargo, es quizás el más utilizado en las bebidas dietéticas: ha sido un pilar en todo, desde la Coca-Cola Light hasta la cerveza de raíz Diet Barq’s y los tés helados Diet Snapple. Alrededor del 95% de los refrescos carbonatados que llevan edulcorante utilizan aspartamo, así como cerca del 90% de los tés listos para beber, lo que representa una enorme cuota del mercado de las bebidas.

– – –

La cantidad de aspartamo presente en los alimentos envasados varía de un producto a otro. La FDA ha establecido lo que denomina un nivel de ingesta diaria aceptable, o IDA, para el aspartamo y otros edulcorantes artificiales, que es la cantidad que se considera segura para el consumo diario a lo largo de la vida de una persona. La IDA se basa en estudios toxicológicos realizados en ratas. Los científicos determinaron el nivel más alto de exposición al aspartamo que se demostró que no causaba efectos adversos en las ratas, y luego ese nivel se redujo diez veces para tener en cuenta las diferencias entre los seres humanos y los roedores, y luego se redujo otras diez veces para proporcionar un gran colchón de seguridad, dicen los expertos.

El límite diario aceptable de la FDA para el aspartamo es de 50 miligramos por kilogramo de peso corporal al día, mientras que la EFSA tiene una IDA ligeramente inferior para el aspartamo, de 40 mg/kg al día. Para alcanzar la ingesta diaria aceptable de la EFSA para el aspartamo, un adulto que pese 132 libras, o aproximadamente 60 kilogramos, tendría que beber unas 36 latas de refresco dietético al día.

– – –

El CIIC es un organismo de la OMS que evalúa sistemáticamente las posibles causas de cáncer en los seres humanos. Aunque la IARC es muy respetada, ha recibido muchas críticas por los métodos que utiliza para clasificar los posibles carcinógenos. La IARC clasifica las sustancias y comportamientos que evalúa en una de cuatro categorías:

– Grupo 1: Causa cáncer en humanos.

– Grupo 2A: Probablemente cancerígeno para el ser humano.

– Grupo 2B: Posiblemente cancerígeno para los seres humanos.

– Grupo 3: No clasificable en cuanto a su carcinogenicidad para el ser humano.

El sistema de clasificación ha sido ridiculizado por resultar confuso para el público en general e incluso para algunos científicos. Esto se debe a que la IARC no clasifica los productos en función de la magnitud del riesgo o peligro que plantean, sino según la solidez de la investigación general al respecto.

¿Qué tienen en común el plutonio, el amianto, los cigarrillos, el pescado salado, las salchichas y otras carnes procesadas? La IARC los clasifica como carcinógenos del grupo 1, a pesar de que el riesgo asociado al tabaquismo, por ejemplo, es mucho mayor que el riesgo asociado al consumo de carne procesada.

Muchos expertos creen que la IARC está considerando incluir el aspartamo en la categoría del Grupo 2B de cosas “posiblemente cancerígenas”, que ya incluye 322 agentes diferentes, desde el aloe vera, las verduras en escabeche y el extracto de Ginkgo biloba, hasta el plomo, la gasolina, el mercurio metílico y los gases de escape de los motores.

– – –

Marion Nestle, catedrática emérita de Nutrición, Alimentación y Salud Pública de la Universidad de Nueva York y autora de “Soda Politics”, un libro que analiza la industria de los refrescos, afirma que no está muy claro cómo el aspartamo puede provocar cáncer.

El cuerpo descompone el aspartamo en dos aminoácidos, el ácido aspártico y la fenilalanina, componentes básicos de las proteínas.

En general, el ácido aspártico y la fenilalanina son dos aminoácidos “completamente normales y corrientes que se encuentran en todas las proteínas”, afirma Nestle.

Si el IARC clasifica el aspartamo como posible o probable carcinógeno, Nestlé está ansiosa por ver si proporciona un posible mecanismo. “Quiero ver cómo lo explican”, dijo. “Eso es lo que voy a buscar”.

– – –

Si un alimento contiene aspartamo, suele ser señal de que está ultraprocesado, y eso por sí solo puede ser una buena razón para no comerlo, ya que muchos expertos en salud animan a la gente a limitar su consumo de alimentos ultraprocesados. Un ensayo clínico descubrió que los alimentos ultraprocesados hacían que las personas consumieran más calorías y aumentaran de peso y grasa corporal. Muchos otros los han relacionado con cardiopatías, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Nestle dice que lo mejor es no consumir alimentos con edulcorantes artificiales o muchos azúcares añadidos, sobre todo refrescos. Si necesita una bebida con sabor, pruebe con té sin azúcar, agua con gas o zumo de frutas diluido en agua.

Pero si vas a consumir refrescos edulcorados con aspartamo o azúcar, hazlo en pequeñas cantidades. “Son un capricho”, afirma Nestlé. “No pueden ser algo que la gente beba todo el día”.

– – –

En mayo, la OMS emitió nuevas recomendaciones, basadas en una revisión sistemática de la bibliografía, que desaconsejaban el uso de edulcorantes distintos del azúcar para controlar el peso. La OMS descubrió que los edulcorantes artificiales no sólo no ayudan a perder peso, sino que aumentan el riesgo de diabetes de tipo 2, cardiopatías y muerte prematura.

Aunque gran parte de la investigación sobre estos edulcorantes es observacional, también se han realizado ensayos controlados rigurosos y aleatorizados que plantean dudas sobre sus efectos para la salud y su capacidad para ayudar a perder peso. Algunos expertos afirman que el consumo de edulcorantes sin azúcar también puede aumentar la tolerancia y el deseo de consumir alimentos dulces.

“Hay que tratarlos como un elemento de la dieta que debemos desaconsejar”, afirma Francesco Branca, director del departamento de nutrición para la salud y el desarrollo de la OMS. “Los edulcorantes azucarados no forman parte de una dieta sana”.

Reducir el azúcar es una buena idea, pero sustituirlo por otros edulcorantes no es la mejor estrategia, dijo sobre las recomendaciones de la OMS Allison Sylvetsky, profesora asociada de ciencias del ejercicio y nutrición de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington: “Obliga a la gente a pensar en lo más básico: ‘Vale, ¿cómo puedo tener una dieta más sana en general? No sólo sustituyendo un ingrediente por otro”.

Seguir leyendo:

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí