Cada 2 de junio se conmemora en nuestro país el Día Nacional del Perro. El día del mejor amigo del hombre se celebra en honor a un perro policía llamado Chonino que se unió a la fuerza federal con dos años de edad y falleció en 1983, mientras ejercía su labor.

Chonino fue parte de la división de perros de presa de la Policía Federal. La noche del 2 de junio de 1983, el animal participaba de un patrullaje en Devoto cuando comenzó un tiroteo con dos delincuentes. El perro se abalanzó sobre uno de ellos al advertir que su compañero estaba en peligro y recibió un impacto de bala que le provocó la muerte.

En 1996 fue la periodista y poeta Cora Cané -fallecida en 2016- la encargada de ocuparse desde el Diario Clarín en su sección Clarín Porteño de impulsar que se eligiera esta fecha como recordatorio de lo que en los años 80 hizo el ovejero alemán de pelo largo y gran tamaño.

Bobi, el perro más viejo del mundo: tiene 30 años y rompió el récord Guinness

 En 1989, la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, promulgó una ordenanza en la que le puso su nombre a la calle de acceso a la División Perros de la Federal, cerca del museo Malba. Además, la Policía Federal emplazó una estatua de bronce en su honor En el predio de la Policía Montada. 

Actualmente, los restos de Chonino descansan en el Círculo de la Policía Federal Argentina y los de su guía, Luis Albert Sibert, fallecido 25 años después del episodio, el 13 de diciembre de 2007 en el Cementerio de la Chacarita.

La historia de Chonino

El ovejero alemán nació en abril de 1975, y dos años más tarde, en octubre de 1977, lo eligieron para ser parte de la División Perros de la Policía Federal. Un año después, el perro formó parte del operativo de seguridad en el partido inaugural del Mundial 78, que se disputó en el estadio Monumental entre Alemania y Polonia. 

Como siempre sucede en estos casos, Chonino trabajaba con un guía, y a él le tocó el suboficial Luis Sibert, quien a su vez compartía tareas con otro agente, Jorge Iani.

El 2 de junio de 1983 en una noche muy fría y de lluvia, los policías quisieron identificar a dos sospechosos en la Avenida General Paz y Lastra. Sin más, al pedirles los documentos, los delincuentes dispararon contra los policías e hirieron a Sibert y a Iani.

Al observar a su guía en el piso, Chonino se abalanzó sobre los delincuentes y saltó sobre uno de ellos, arrancándole el bolsillo de su campera. El otro atacante, que observaba todo desde un costado, le disparó al ovejero en el pecho y el perro quedó gravemente herido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí