Un hombre de 21 años fue detenido por la Policía luego de haber robado cuatro iPhones de alta gama, valuados en casi 3.000.000 de pesos, tras romper una vidriera con una piedra. El hecho ocurrió en Oberá y el ladrón intentó esconderse en un basurero antes de ser capturado.

En la madrugada de este jueves, la División Prevención de Delitos de la Unidad Regional II recorría la Plazoleta San Martín de esa ciudad y en ese momento, escucharon un ruido de rotura de vidrios proveniente de un local comercial ubicado en la calle 9 de Julio. Al acercarse, observaron a un hombre huyendo del lugar. Este, al percatarse de la persecución policial, se escondió en un contenedor de basura de la zona.

De inmediato, se solicitó apoyo al personal de la Seccional 1.ª y a la División Comando Centro, estableciendo un operativo cerrojo. En este contexto, el delincuente intentó escapar nuevamente al verse rodeado, pero fue rápidamente capturado en la intersección de las calles Santa Fe y Rivadavia.

Seguidamente, determinó que el individuo habría utilizado una piedra para romper los vidrios de un comercio, de donde sustrajo cuatro teléfonos celulares nuevos, los cuales fueron secuestrados en el procedimiento.

Finalmente, fue examinado por un médico policial y posteriormente fue alojado en la Comisaría Seccional 4.ª. La propietaria del local comercial, una comerciante de 25 años de edad, radicó la denuncia formal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí