La Cámara Federal de Apelaciones confirmó el procesamiento con prisión preventiva de un hombre detenido con más de 200 kilogramos de marihuana luego de una persecución sobre la ruta provincial 211, a la altura del Paraje Tres Hermanas de la localidad Dos de Mayo. 

Se trata de Luis Alberto Smith, detenido desde octubre del año pasado, quien está acusado del delito de transporte de estupefacientes. Entre los principales argumentos, su defensa consideró que el hombre podría haber declarado bajo la figura de arrepentido y que actuó coaccionado por una extorsión. 

Al respecto, según la resolución publicada en el Centro de Información Judicial (CIJ), se señaló que Smith brindó “ datos,   nombres   y características   físicas   de   personas   que   estarían   involucradas   en   la causa, como también aportó su clave de acceso a su teléfono a fin de dar fe de sus dichos; por lo que queda claro que Smith decidió dar información para avanzar en la investigación”. 

La investigación

La investigación se inició por un procedimiento de la Sección Aristóbulo del Valle, dependiente del Escuadrón 9 de Oberá, el 21 de octubre del año pasado.  Los centinelas hacían un control sobre ruta provincial 211, a la altura del paraje Tres Hermanas de Dos de Mayo, hasta que al sitio llegó una camioneta Chevrolet S10.

Sin embargo el conductor no se detuvo. Giró bruscamente en U y emprendió una veloz huida al advertir la presencia de los funcionarios. En esta instancia la comisión de federales inició un seguimiento controlado del rodado, logrando alcanzarlo a pocos metros.

Los uniformados registraron el interior del vehículo y constataron que trasladaba bolsas tipo arpillera sobre las butacas traseras, las cuales presentaban roturas, por lo que se pudo entrever unos paquetes característicos a los utilizados para el transporte de estupefacientes.

Cuando los gendarmes abrieron los bultos en presencia de testigos, contabilizaron 255 ladrillos que contenían 211 kilos 755 gramos de cannabis sativa. Entonces el Juzgado y la Fiscalía Federal de Oberá dispusieron el decomiso del estupefaciente y la detención del conductor.

Conversaciones reveladoras

Según el mencionado documento, las autoridades judiciales incautaron y sometieron a pericias al teléfono celular del Smith , además de solicitar registros fílmicos de la estación de servicios donde presuntamente había cargado el material. 

En base a lo recolectado, el juez interviniente,Alejandro Gallandat Luzuriaga, estableció que fue el propio Smith quien organizó la carga en su camioneta en la localidad de Capioví, pero además tenía punteros para movilizarla, lugares de acopio y contactos de compradores.

Al confirmar el procesamiento los jueces de la Cámara destacaron una conversación con una persona identificada en el expediente como D.

D. fue señalado como un intermediario a quien Smith le envió fotografías que estaban destinadas a un comprador, lo que indica que el sospechoso tenía pleno dominio la acción del transporte de la droga. “La elocuencia de aquellos diálogos y fotografías obtenidas permite observar que el hallazgo de doscientos once kilos con setecientos cincuenta y cinco gramos (211,755 kgs.) de marihuana en poder de Smith no responde a factores accidentales, ni obedece a una coacción previa de D.”

Las conversaciones revelan que Smith avisó que se dirigía al punto de carga, pero que se retrasó por los controles de Gendarmería que había en la ruta. “Están filosos”, dijo, y contó que lo habían revisado profundamente. “Ellos salieron de la picada viste, por eso yo contraté a mis otros compañeros también, para todo ese tema por que ellos se esconden en la picada y ahí salen para afuera”, reveló sobre los centinelas. 

“Vamos a métele allá para alzar las cosas, viste los vagos están apurados allá. Los muchachos que están cuidando viste, vamos alzar una vez que alzamos combinamos bien ahí” le apuraba D. esa noche. Las transcripciones en esta están modificadas para una mejor compresión, aunque la esencias de las mismas no se modifican.

Luego de efectuar la carga, el imputado habló con otro actor, identificado en la investigación como F. Allí coordinaban la labor de los punteros, encargados de ir delante de la mercadería para advertir si había controles de las fuerzas federales. “Viejo, estoy acá en la estación de servicio, estoy saliendo para allá viste. Yo llego en el puente, paro en el puente, tres minutos, dos minutos espero y ahí no espero más. Tenemos liberada la ruta hasta las dos no más”, dijo.

Y luego siguió: “Acá ya está todo organizado, vos manda pata no más, manda pata más adelante por las dudas. En cada pueblo me avisa como está, en cada pueblo mándame un mensaje. Mis punta ya están allá en Alcázar, ya está todo ya”, contó más tarde según se desprende de los análisis de los celulares.

Por todo esto, la Justicia consideró que: “La secuencia de estos diálogos y aquellos transcritos por el magistrado permiten observar una realidad diametralmente opuesta a la expresada por Smith al momento de declarar pues pone en evidencia la convergencia intencional de diversas personas en las actividades investigadas –algunas aún no individualizadas– y sitúa al encartado en la coordinación y organización del transporte de estupefacientes por el que fue procesado”.

De esta forma, se negó la apelación y el imputado quedó más cerca de juicio oral y público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí