viernes, abril 12, 2024
viernes, abril 12, 2024
12.3 C
Misiones
InicioInternacionalesCon epicentro en Francia, la rebelión agrícola se expande por Europa

Con epicentro en Francia, la rebelión agrícola se expande por Europa

Con epicentro actual en Francia, la onda expansiva de la rebelión de los agricultores se propaga por Europa como una mancha de hastío y preocupación crecientes.

El origen de la revuelta que arrancó con ánimo templado en diciembre del año pasado y desde entonces escala en intensidad, sin solución de continuidad, es la puesta en práctica de políticas medioambientales y económicas restrictivas en el bloque comunitario.

Según organizaciones que nuclean a pequeños y medianos empresarios agrarios, dichas medidas benefician desde hace años y de manera exclusiva a grandes explotaciones del sector primario sin valorar el trabajo, la dedicación y el aporte a la dinámica económica regional que realizan los trabajadores agrícolas.

Tractorazo en Bruselas

Este jueves, caravanas con cientos de agricultores a bordo de camiones y maquinaria pesada llegaron desde distintos países del continente hasta la sede de la Unión Europea (UE) en Bruselas, Bélgica. La intención de la movida fue hacer que los líderes continentales, reunidos en una cumbre comunitaria convocada con el propósito de abordar como tema principal de agenda la ayuda financiera a Ucrania (finalmente acordaron un aporte financiero de 50 mil millones de euros (unos 54.300 millones de dólares), escucharan sus reclamos sobre los costos y la burocracia que afectan la actividad.

Anoche, los manifestantes acamparon en la periferia de la capital belga y para mitigar el frío reinante prendieron fuego a pilas de tarimas.

Algunos participantes (la mayoría de ellos, jóvenes) protagonizaron choques con efectivos de la Policía local, a quienes arrojaron botellas de cerveza, bengalas, huevos y fardos en llamas. Las agresiones fueron repelidas con chorros de agua a presión desde camiones cisterna.

Esta mañana, montados en sus remolcadores, entraron en Bruselas a la que sacudieron con el estrépito de los potentes motores de los vehículos de alta cilindrada y detonando bombas de estruendo y pirotecnia ruidosa a su paso; también, haciendo sonar las bocinas.

Misión cumplida

Con la acción colectiva, lograron colar sus reclamos en la agenda de la reunión de líderes de los 27 países del bloque, tal como reconoció el primer ministro belga, Alexander De Croo, al término del plenario.

Precisamente en la cumbre de Bruselas, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, abordó “el futuro de la agricultura europea” con la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, según se informó desde el Palacio del Elíseo a través de un comunicado oficial.

Además del bloqueo de calles céntricas de la capital belga, los agricultores rebeldes continuaron con cortes de rutas y accesos urbanos en Francia, Italia y Alemania.

Por caso, productores franceses cortaron este mediodía el ingreso al país por la ruta A-9 en Le Boulou, el último peaje galo antes de la frontera de La Jonquera.

Las protestas provocaron una respuesta prometedora: la Comisión Europea anunció planes para proteger a los agricultores de las exportaciones asequibles llegadas desde Ucrania y permitirles a los productores del bloque utilizar algunas tierras que se habían visto obligadas a permanecer en barbecho por razones ambientales.

Los planes aún deben ser aprobados por los 27 estados miembro del bloque y el Parlamento Europeo, pero equivalen a una concesión repentina y simbólica.

Punto de fricción

Uno de los principales puntos de tensión es el acuerdo que la UE y el Mercosur negocian desde hace 20 años, y que, según los agricultores europeos, asestaría un duro revés al sector agrícola europeo en caso de prosperar.

Esta mañana, a su arribo a la cumbre de Bruselas, algunos líderes europeos dijeron que no aprobarían el acuerdo con el bloque sudamericano integrado por Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay a menos que las importaciones cumplieran con los mismos estándares regulatorios que enfrentan los agricultores de la UE, una demanda clave del sector.

En tanto, con la intención de aplacar el malestar del sector agrícola, el Gobierno francés anunció hoy una serie de medidas en la que se destacan la confirmación de la “soberanía alimentaria” que estará consagrada por ley y la suspensión de una norma que aboga por la reducción gradual en el uso de pesticidas, así como ayudas a los productores por valor de 150 millones de euros.

Proteccionismo

En sintonía con los anuncios, este jueves el primer ministro galo, Gabriel Attal, reconoció “errores” en la gestión que el Gobierno ha hecho durante los últimos años de las demandas del sector primario. Por eso ahora las autoridades quieren contrarrestarlos con un nuevo enfoque y el reconocimiento de que la agricultura representa “un interés fundamental de la nación”, destacó el funcionario.

Este concepto –prometió– quedará sentado por escrito, al igual que “el objetivo de la soberanía alimentaria”, con vistas a reforzar la producción local frente a potenciales riesgos derivados de competidores externos. También se propone mejorar a nivel europeo el etiquetado de productos y fomentar en Francia que se señale cuáles tienen origen nacional, concluyó Attal.

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí