sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024
11.6 C
Misiones
InicioInternacionalesCómo las milicias rusas anti-Putin desafían al Kremlin con ataques transfronterizos sorpresa

Cómo las milicias rusas anti-Putin desafían al Kremlin con ataques transfronterizos sorpresa

Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos son vistos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de la frontera rusa, en Ucrania el 24 de mayo de 2023. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi
Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos son vistos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de la frontera rusa, en Ucrania el 24 de mayo de 2023. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi

Las primeras incursiones transfronterizas fueron rápidas y furtivas. Un puñado de combatientes ingresó a un pueblo, exploró el terreno, disparó varias veces contra los guardias fronterizos rusos y se retiró rápidamente, así lo aseguró el comandante, Denis Kapustin, dirigente del Cuerpo de Voluntarios Rusos, una de las dos milicias independientes que han protagonizado recientemente una serie de ataques transfronterizos conjuntos dentro de la región rusa de Belgorod.

“Se trata de ataques a gran escala en el territorio de la Federación Rusa mientras está bajo la ocupación del régimen del Kremlin”, declaró Kapustin esta semana al canal ruso de YouTube, Khodorkovsky Live, al describir las operaciones de la milicia. “Lo que está en juego es cada vez más importante, y nosotros lo estamos elevando”.

Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos son vistos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de la frontera rusa, en Ucrania el 24 de mayo de 2023. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi
Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos son vistos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de la frontera rusa, en Ucrania el 24 de mayo de 2023. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi

Su objetivo es dar a los civiles rusos una muestra de la muerte y la destrucción que la guerra del presidente Vladimir Putin ha provocado en Ucrania, y demostrar que Putin está fracasando a la hora de mantener a salvo el país. Las incursiones también crearon una distracción militar y política mientras Ucrania se preparaba para lanzar su tan esperada contraofensiva, desviando la atención de zonas más importantes del frente y creando un problema político para Putin, que ha intentado mantener las tierras y los ciudadanos rusos al margen de la guerra.

Ahora, según los expertos, Rusia debe volver a desplegar importantes activos militares hacia el norte o arriesgarse a dejar su propio territorio vulnerable a la ocupación y la violencia.

Kapustin, de 39 años, que también usa el nombre de White Rex, es un ex promotor de peleas de Moscú con un historial de extremismo violento. En 2019, se le prohibió la entrada en Europa Occidental por actividades de gamberrismo deportivo de derechas. Rusia lo considera un terrorista.

Varios miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos (CVR) luchan desde 2014, cuando Putin ordenó la invasión y anexión ilegal de Crimea. Después de que Rusia invadiera Ucrania el año pasado, el CVR formó una entidad armada independiente bajo el mando de Kapustin.

La otra milicia que está detrás de las incursiones es la Legión de la Libertad de Rusia, una fuerza de combate mucho mayor con una reputación más centrista y un ala política liderada por Ilya Ponomarev, un antiguo miembro del parlamento ruso que ahora vive en el exilio. Pero también ha atraído a antiguos activistas rusos de extrema derecha, así como a una mezcla similar de antiguos soldados rusos que cambiaron de bando, tras ser capturados y encarcelados. Juntos, los grupos afirman tener hasta 3.000 combatientes.

Los ataques transfronterizos por sorpresa, que comenzaron a finales de mayo, obligaron a evacuar a miles de personas, dejando comunidades temporalmente abandonadas a lo largo de un tramo de 20 millas de terreno poco vigilado. Los videos aéreos publicados por las milicias mostraban almacenes y árboles en llamas tras ser bombardeados o alcanzados por drones, mientras las noticias rusas mostraban vehículos militares destrozados en los campos.

“Hemos arrebatado al enemigo la iniciativa estratégica”, declaró Pavlo Lakiychuk, responsable de programas de seguridad del Centro de Estudios Globales Estrategia XXI, un instituto político de Kiev.

Lakiychuk dijo que cuando Putin se apoderó de Crimea, fingió que no había fuerza implicada. “Ahora esas mentiras y esa estrategia le han salido por la culata. Tiene que decidir si protege a su propia gente en el norte u ocupa el sur”, dijo.

Los ataques transfronterizos también han puesto al gobierno de Ucrania en una situación incómoda. Sus partidarios occidentales, entre ellos Estados Unidos, temen que los ataques en suelo ruso sean demasiado provocadores y han instado a Ucrania a no utilizar material occidental para tales operaciones.

Públicamente, Kiev ha negado haber prestado apoyo alguno a las milicias y ha insistido en que actúan por su cuenta. Ambos grupos armados niegan también recibir ayuda financiera. Pero existe un escepticismo generalizado sobre estas afirmaciones, dado que los grupos tienen su base en Ucrania.

Tras las incursiones transfronterizas, las autoridades rusas afirmaron que “saboteadores” ucranianos habían atacado comunidades civiles; los líderes de las milicias culparon a las fuerzas rusas de disparar indiscriminadamente contra zonas pobladas. Ni las milicias ni las autoridades rusas han difundido imágenes de los combates ni estimaciones de víctimas civiles o combatientes.

El pueblo ruso no debería tenernos miedo”, declaró en una entrevista a The Washington Post un comandante de la legión con el sobrenombre de César. Aseguró que las fuerzas rusas habían atacado zonas civiles con artillería y aviones.

No somos bandidos ni terroristas”, indicó. “Somos sus libertadores y queremos liberar a Rusia”. En cuanto a Putin, dijo: “Esta vez tenemos que cortarle la cabeza al tirano”.

César, un hombre de 49 años, dijo que había sido entrenador deportivo y había formado parte de un “grupo de oposición radical de derechas” en Rusia antes de unirse a la legión tras la invasión del año pasado. Afirmó haber participado en numerosas batallas en el bando ucraniano, incluida la agotadora lucha por Bakhmut. También reconoció que los militares ucranianos le pagaban. “Cuando un coronel ucraniano se acerca y te da la mano, significa algo”, afirmó.

Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos  no tienene relación con las FFAA de Ucrania REUTERS/Viacheslav Ratynskyi
Miembros del Cuerpo de Voluntarios Rusos no tienene relación con las FFAA de Ucrania REUTERS/Viacheslav Ratynskyi

Funcionarios de inteligencia militar ucraniana no respondieron a preguntas específicas sobre el apoyo financiero a las milicias.

Los vínculos extremistas de los miembros de las milicias corren el riesgo de dar credibilidad a la infundada afirmación de Putin de que Ucrania está dirigida por un “régimen nazi”. También plantean interrogantes sobre la voluntad de Kiev de asociarse tácitamente con grupos desagradables que tienen su propia agenda. Los líderes de las milicias afirman que, al apoyar la contraofensiva, han reforzado sus propias ambiciones de ampliar la recaudación de fondos, la adquisición de armas y el reclutamiento dentro de Rusia.

“No tenemos ninguna relación con las fuerzas armadas ucranianas ni con sus dirigentes políticos”, declaró Kapustin. “Cada ataque en el territorio de la Federación Rusa es una decisión puramente nuestra”. Dijo que la publicidad de las incursiones fronterizas también está “abriendo más oportunidades” para las milicias dentro de Rusia. “Paso a paso”, dijo, “conseguiremos más armas y nos convertiremos en una presencia más seria”.

Al igual que la Legión, el RVC ha utilizado las redes sociales para promocionar su papel en las operaciones fronterizas y ensalzar a sus miembros caídos. Una publicación en línea lamentaba la muerte de un combatiente llamado Danylo Maznyk durante una incursión en Belgorod. Junto a su foto, el texto decía que ayudó a transformar el grupo de una “pequeña banda de chicos rusos desesperados” en una unidad de combate “hecha y derecha”. Decía que sirvió seis años en el ejército ruso y “vio desde dentro toda la injusticia y la podredumbre”.

A pesar de la imagen pública de las milicias como una mezcla variopinta de militares rusos pensionistas, viejos duros de derechas y jóvenes aventureros entusiastas, sus audaces incursiones se han ganado los elogios de algunos funcionarios ucranianos y el apoyo silencioso de los círculos de inteligencia militar del país.

Un antiguo alto cargo de los servicios de inteligencia ucranianos, el teniente general Valerii Kondratiuk, declaró en una entrevista que las milicias habían demostrado su valía sobre el terreno y también habían tenido un impacto importante en “las élites que rodean a Putin”. A pesar de los desmentidos del gobierno, dijo Kondratiuk, muchos en el establishment de seguridad de Ucrania están ansiosos por ver la expansión de las milicias.

“Para mantener a Ucrania libre y segura, necesitamos una victoria militar que obligue a Putin a abandonar el poder y lo lleve ante la justicia”, afirmó Kondratiuk. Describió un batallón “siberiano” formado por ex soldados de regiones rusas remotas. “Necesitamos todas las fuentes de ayuda posibles”, afirmó.

Kapustin, en la entrevista con Khodorkovsky Live, describió a la mayoría de los miembros de su milicia como “conservadores, tradicionales y probablemente también socialistas”. Dijo que los miembros de la Legión tienen opiniones más centristas, y reconoció tensiones entre los grupos. En las operaciones conjuntas sobre el terreno, dijo, “hacemos el trabajo más duro” como unidad de asalto, “pero tenemos que compartir la victoria por igual”.

La reputación más moderada de la legión proviene en parte de su director político, Ponomarev, que fue el único miembro del parlamento ruso que votó en contra de la anexión de Crimea en 2014.

En una entrevista, Ponomarev dijo que ha tratado de suavizar las relaciones con el RVC. “No tenemos tiempo para debatir sobre política”, dijo. “Ambos estamos aquí para derrotar al putinismo”. Las milicias, dijo, están de acuerdo en que el poder en Rusia debe “decidirse por elecciones e ir a las bases”. Por ahora, eso es más que suficiente”.

Ponomarev también encabeza un grupo de antiguos funcionarios que están trabajando para enmarcar un futuro sistema jurídico y político para Rusia, y han redactado una propuesta de constitución y de leyes. Algunos activistas rusos cuestionan la legitimidad del grupo, pero Ponomarev afirma que la élite rusa “no actúa” y que los ciudadanos de a pie están “asustados y aislados”. Queremos ganar corazones y mentes, pero por ahora eso es irrelevante”, dijo. “Sólo será importante el día que entremos en Moscú”.

(c) 2023, The Washington Post

Seguir leyendo:

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí