domingo, junio 16, 2024
domingo, junio 16, 2024
12.1 C
Misiones
InicioInternacionalesCinco ciudadanos estadounidenses que estaban presos en Irán fueron puestos bajo arresto...

Cinco ciudadanos estadounidenses que estaban presos en Irán fueron puestos bajo arresto domiciliario

El acitivista ambiental Morad Tahbaz junto a su hija Roxanne
El acitivista ambiental Morad Tahbaz junto a su hija Roxanne

Irán ha puesto bajo arresto domiciliario a cinco prisioneros iraní-estadounidenses, reveló este jueves un abogado con sede en Estados Unidos, una medida que se produce cuando Teherán ha sugerido durante meses que era posible un intercambio de prisioneros entre el régimen y Washington. Irán no reconoció inmediatamente la medida.

De acuerdo a Información del New York Times, Estados Unidos e Irán llegaron a un acuerdo para obtener la libertad de cinco estadounidenses encarcelados a cambio de varios iraníes encarcelados y el eventual acceso a alrededor de USD 6 mil millones en ingresos petroleros iraníes, según varias personas familiarizadas con el acuerdo.

Como primer paso en el acuerdo, Irán ha puesto en arresto domiciliario a cinco ciudadanos iraníes estadounidenses con doble nacionalidad.

La medida se produce en medio de meses de crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos. Se está produciendo un importante despliegue militar estadounidense en el Golfo Pérsico, con la posibilidad de que tropas armadas de Estados Unidos aborden y vigilen los buques comerciales que viajan a través del crucial estrecho de Ormuz, por el que pasa el 20% de todo el petróleo comercializado.

El abogado estadounidense Jared Genser reconoció el traslado e identificó a tres de los presos como Siamak Namazi, Emad Shargi y Morad Tahbaz. Genser no identificó al cuarto y quinto prisioneros. “Aunque espero que éste sea el primer paso hacia su liberación definitiva, esto es, en el mejor de los casos, el principio del fin y nada más”, afirmó.

En los últimos meses, Irán ha exagerado los avances en las conversaciones, probablemente llevadas a cabo con la mediación de Omán y Qatar, sobre un posible intercambio.

En marzo, Estados Unidos calificó de “cruel mentira” las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, de que estaba cerca un acuerdo para un canje.

“El traslado por parte de Irán de los rehenes estadounidenses de la prisión de Evin a un esperado arresto domiciliario es un avance importante”, dijo Genser en un comunicado. “Si bien espero que este sea el primer paso para su lanzamiento final, en el mejor de los casos es el principio del fin y nada más. Pero simplemente no hay garantías sobre lo que sucederá a partir de aquí”.

Estamos agradecidos de que Siamak y los demás estadounidenses que se encuentran en Irán hayan salido de la prisión de Evin y estén bajo arresto domiciliario”, confirmó Babak Namazi, hermano de Siamak.

Siamak Namazi, hijo de Baquer Namazi, un ex funcionario del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia detenido en Irán
Siamak Namazi, hijo de Baquer Namazi, un ex funcionario del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia detenido en Irán

“Aunque se trata de un cambio positivo, no descansaremos hasta que Siamak y los demás estén de vuelta en casa; seguimos contando los días que faltan para que esto ocurra”, afirmó en un comunicado.

La hermana de Sharghi, Neda Sharghi, también reconoció la transferencia.

“Mi familia tiene fe en el trabajo que han emprendido el presidente Biden y los funcionarios del gobierno para traer a nuestras familias a casa y esperamos recibir esa noticia pronto”, dijo en un comunicado. “Hasta ese momento, espero que puedan entender que no creemos que sea útil comentar más”.

Todos los estadounidenses detenidos son de ascendencia iraní. Irán no reconoce la doble nacionalidad y mantiene relaciones hostiles con Estados Unidos desde que la Revolución Islámica de 1979 derrocó al sha prooccidental.

Namazi, hombre de negocios, fue detenido en octubre de 2015. se le acusó de espionaje basándose en lo que su familia califica de pruebas irrisorias, como afiliaciones pasadas con grupos de reflexión estadounidenses.

Su padre, el ex funcionario de UNICEF Baquer Namazi, fue detenido él mismo cuando iba a ayudar a su hijo, pero finalmente fue puesto en libertad el año pasado al deteriorarse su salud.

Tahbaz, iraní-estadounidense que también tiene nacionalidad británica, fue detenido junto a otros ecologistas en enero de 2018 y condenado a 10 años de cárcel por “conspirar con Estados Unidos.”

Sharqi es un inversor de capital riesgo que también fue condenado a 10 años por cargos de espionaje.

Adrienne Watson, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, reconoció el paso de los presos al arresto domiciliario y describió las negociaciones para su liberación como “en curso” y delicadas.

“Si bien este es un paso alentador, estos ciudadanos estadounidenses… nunca debieron haber sido detenidos en primer lugar”, dijo en un comunicado. “Continuaremos monitoreando su condición lo más de cerca posible. Por supuesto, no descansaremos hasta que todos estén de vuelta en Estados Unidos”.

No está claro cuántos iraníes-estadounidenses están retenidos por Teherán, que no reconoce la doble ciudadanía.

Los comentarios de funcionarios estadounidenses en los últimos meses sugirieron que podría haber un cuarto detenido en Irán, y un periódico iraní en agosto informó que había un quinto prisionero, revelando el caso en medio de aparentes negociaciones para la liberación.

En el 2016, cuatro cautivos estadounidenses, incluido el periodista del Washington Post Jason Rezaian, volaron a casa desde Irán y varios iraníes en los Estados Unidos obtuvieron su libertad
En el 2016, cuatro cautivos estadounidenses, incluido el periodista del Washington Post Jason Rezaian, volaron a casa desde Irán y varios iraníes en los Estados Unidos obtuvieron su libertad

Mientras tanto, Irán ha dicho que busca la liberación de los prisioneros iraníes detenidos en los EE. UU.

En el pasado, los medios iraníes identificaron a varios presos de interés con casos relacionados con violaciones de las leyes de exportación de EE. UU. y restricciones para hacer negocios con Irán.

Las supuestas violaciones incluyen la transferencia de fondos a través de Venezuela y la venta de equipos de doble uso que, según Estados Unidos, podrían usarse en los programas militares y nucleares de Irán. Irán ha estado enriqueciendo uranio y almacenándolo como parte de su programa nuclear avanzado.

El acuerdo depende de entre 6.000 y 7.000 millones de dólares en activos iraníes inmovilizados en bancos de Corea del Sur, congelados debido a las sanciones internacionales contra Teherán. Teherán ya se apoderó de un petrolero de Corea del Sur en medio de la disputa y amenazó con más represalias en agosto.

“Definitivamente, Irán no permanecerá en silencio, y tenemos muchas opciones que podrían dañar a los coreanos y ciertamente las usaremos”, dijo Fadahossein Maleki, miembro del parlamento de Irán que forma parte de su influyente comité de seguridad nacional y política exterior.

Irán y EE. UU. tienen un historial de intercambios de prisioneros que se remonta a la toma de posesión de la embajada de EE. UU. en 1979 y la crisis de rehenes que siguió a la Revolución Islámica. El intercambio importante más reciente entre los dos países ocurrió en 2016, cuando Irán llegó a un acuerdo con las potencias mundiales para restringir su programa nuclear a cambio de una relajación de las sanciones.

Cuatro cautivos estadounidenses, incluido el periodista del Washington Post Jason Rezaian, volaron a casa desde Irán y varios iraníes en los Estados Unidos obtuvieron su libertad. Ese mismo día, la administración de Obama envió por aire 400 millones de dólares en efectivo a Teherán.

Irán ha recibido críticas internacionales por su ataque a personas con doble nacionalidad en medio de tensiones con el resto del mundo. Un panel de las Naciones Unidas ha descrito “un patrón emergente que involucra la privación arbitraria de la libertad de personas con doble nacionalidad”. Occidente acusa a Irán de utilizar prisioneros extranjeros como moneda de cambio en negociaciones políticas, acusación que Teherán rechaza.

Las negociaciones sobre un importante intercambio de prisioneros fracasaron después de que el entonces presidente Donald Trump retirara unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo nuclear en 2018. A partir del año siguiente, una serie de ataques y confiscaciones de barcos atribuidos a Irán han aumentado las tensiones. Si bien el presidente Joe Biden asumió el cargo con la esperanza de reiniciar el acuerdo, las negociaciones diplomáticas sobre el acuerdo se han estancado durante un año.

No está claro cómo afectaría cualquier posible acuerdo a Biden, quien ahora está ordenando la acumulación del Golfo Pérsico. En 2016, el entonces presidente Barack Obama recibió duras críticas de los republicanos por el intercambio de prisioneros, aunque ya se acercaba al final de su segundo mandato. Biden se enfrentará a la reelección en noviembre de 2024, potencialmente contra Trump.

(Con información de AP)

Seguir leyendo:

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí