miércoles, abril 24, 2024
miércoles, abril 24, 2024
10.2 C
Misiones
InicioPoliticaAusentismo y voto en blanco: el indescifrable electorado que puede definir las...

Ausentismo y voto en blanco: el indescifrable electorado que puede definir las PASO

El aumento del ausentismo y el voto en blanco puede impactar en el resultado de las PASO (infografías Marcelo Regalado)
El aumento del ausentismo y el voto en blanco puede impactar en el resultado de las PASO (infografías Marcelo Regalado)

Queda exactamente una semana para que termine la campaña para las PASO. Siete días en los que el oficialismo y las distintas expresiones de la oposición estarán enfrascados en las peleas internas pero también en la disputa con las coaliciones rivales. Mientras se afinan los discursos y los planes, empezó a tomar volumen en voz de los precandidatos el pedido para que la gente vaya a votar. Es que en las 18 elecciones provinciales emergió un virtual “partido invisible”, un electorado oculto e indescifrable que puede definir el resultado de las primarias y proyectar su influencia, incluso, a las generales del 22 de octubre.

¿A quién beneficia y a quién perjudica este elector que no elige? ¿Cómo le impacta al peronismo, con Sergio Massa; a Patricia Bullrich u Horacio Rodríguez Larreta, por Juntos por el Cambio; o al libertario Javier Milei?

Son millones de personas que no fueron a votar o que decidieron poner el sobre vacío en la urna o anular directamente el sufragio. Son tantos que, en algunas provincias, superaron en número a la cantidad de gente que votó al ganador. Hay que aclarar que son experiencias provinciales, con valores, inquietudes, intereses y preocupaciones locales y que no necesariamente el comportamiento se repetirá en las PASO, cuando se empezará a elegir al futuro presidente de la Argentina. Los expertos, incluso los que Infobae consultó para esta nota, aclararon que no se pueden sacar conclusiones definitivas de esos números, pero al mismo tiempo reconocieron que los resultados pueden ser analizados como aproximaciones, datos y escenarios que pueden estar anticipando lo que ocurrirá en las primarias del 13 de agosto.

infografia

Pero primero es importante ponerle números y proporciones a ese electorado. En base a los resultados publicados por la Justicia Electoral de cada provincia y el Ministerio del Interior, se elaboró un mapa y una infografía que confirma el aumento del ausentismo (por caída de la participación, es decir de la cantidad de gente que fue a votar versus la que estaba habilitada) y en, simultáneo, una suba del voto en blanco y anulado.

En concreto, y comparando las elecciones del 2019 y el 2021, en las 18 elecciones provinciales el ausentismo promedio pasó del 76,24% al 70,96% (un aumento del 5,28% en la deserción electoral), y los votos blancos y nulos pasaron de 848.727 a 987.317 (138.590 más). Sobre un total de 17.189.528 que figuraban como habilitados en los padrones de las 18 provincias, cerca de 6 millones -1 de cada 3- no eligió a nadie o ni siquiera entró al cuarto oscuro.

Gustavo Córdoba (Zuban Córdoba), Lucas Romero (Synopsis) y Nehuén Fariña (Analityx) fueron consultados por Infobae sobre los desafíos que presenta para la política ese universo que está debajo del radar y que puede ser gravitante para el resultado de las próximas elecciones. Se trata de un tema de alta relevancia cuando queda apenas una semana para que termine la campaña de cara a las PASO.

Las principales inquietudes que respondieron los tres analistas políticos tienen que ver con quiénes son esos electores que no eligen; si pueden repetir el comportamiento que tuvieron al votar gobernador cuando sean convocados para definir al futuro presidente; quiénes pueden ser las víctimas o beneficiarios de esa deserción. Y cómo influye el factor Milei entre los indecisos y desencantados.

Antes de empezar a responder esos interrogantes, Gustavo Córdoba dio una mirada macro sobre el fenómeno: “Hay un proceso en la Argentina, tomando desde el retorno de la democracia hasta hoy y más a nivel provincial que nacional, que el voto en blanco subió cerca de dos puntos y el ausentismo un poco más, en promedio. ¿Lo que pasó en las provincias este año puede darse de nuevo en las PASO? Sí, pero creo que el factor Milei va a tener un impacto mayor en los resultados”.

“Cada vez que tuvimos PASO, primera vuelta y segunda, los porcentajes de participación fueron en aumento y estimo que se repetirá en 2023. En las PASO va a votar entre el 65% y el 70%; en octubre, entre 70% y 75%, y si llegamos al balotaje, que creo que sí, votará arriba de 75% y más cerca de 80%”, manifestó.

infografia

Nehuén Fariña es consultor en comunicación política y trabaja en temas de estrategia y big data. Realizó estudios específicos este año en provincias donde hubo elecciones y en municipios del conurbano bonaerense. Esas experiencias le permitieron aproximarse al perfil del ‘elector que no elige’.

“La participación no bajó en todos lados de la misma manera, sino que generalmente ha bajado más en los grandes conglomerados urbanos y en sus periferias. También, en zonas que tienen alta volatilidad electoral, es decir que votan a veces al peronismo y a veces Juntos por el Cambio, donde predomina el ‘voto blando’”, explicó.

“Son de clase media a media baja, pero no son solamente jóvenes, como podría creerse, sino que abarca a un espectro más amplio. Diría casi por tercios, entre la juventud -con menos del 40%- y el resto de las edades”.

Para el experto de Analityx, “el ausentismo y el voto en blanco se solapan en términos de lo que se llama la apatía electoral, son las muestras más claras de apatía y descontento con el sistema político. Lo expresan directamente en no ir a votar. Deciden que no van y están dispuestos a pagar la multa o ponen un pedazo de papel o destrozan la boleta”.

“El votante de Milei, en parte, dialoga con ese votante, dialoga con esa apatía con esa sensación de bronca y de desánimo con respecto a la política y a la economía pero no en su totalidad, porque también conviven con ex votantes de Cambiemos o del peronismo”, agregó.

En concreto, el perfil que ofrece Fariña del elector que no elige es: “Son personas que tienen una agenda principalmente económica, que vive en la periferia de los grandes conglomerados urbanos, que en anteriores elecciones ha votado peronismo o Juntos por el Cambio. Son más hombres que mujeres, pero no hay una distinción muy grande en cuanto al género”.

Massa, Larreta, Bullrich y Milei
Massa, Larreta, Bullrich y Milei

Por su parte, Lucas Romero recordó lo que pasó en la última elección nacional y lo comparó con lo que ocurrió este año: “El fenómeno que vimos en 2021 es que los mayores niveles de ausentismo, en el GBA por ejemplo, se dieron en el tercer cordón, en zonas donde al peronismo le suele ir muy bien. Tanto en ese momento como ahora hay una situación similar: la gente está muy enojada, particularmente, los más castigados por la situación económica. Esos son los que menos ganas tienen de ir a votar. Y encima no hay combustible para alimentar los aparatos que movilizan a esa gente. Sin combustible -recursos económicos, asistencia directa y demás- para meter esa máquina electoral no funciona”.

“¿De cuánto va a ser el ausentismo? Las elecciones provinciales nos vienen mostrando una caída en relación a 2019, en promedio de 5 puntos porcentuales. Tomando esa evidencia, proyectamos: si en la PASO del 2019 participó el 76%, tendremos una PASO este 13 de agosto con un nivel de participación del entorno al 70 o 71%”.

“Tenemos un síntoma persistente, que no es novedoso. Persiste el síntoma de la baja participación que ya se expresó en el 2021, no es una novedad de este turno electoral”, explicó Romero.

Ahora, la duda que surge a partir de eso tiene que ver con la dimensión y el impacto que tendrá, en caso de ocurrir, que uno de cada tres votantes, decida quitarle el cuerpo al principal ritual que tiene la democracia.

“El exceso de campaña negativa es un incentivo negativo, valga la redundancia, para que determinadas capas de la población argentina, no vayan a votar. En Córdoba, por ejemplo, hubo un gran ausentismo por una campaña institucional para que la gente no vote. Les decían que no iba a haber multas”, advirtió Gustavo Córdoba.

Y recordó el documental que elaboró otro experto en comunicación y análisis político, Mario Riorda, que abordó esta problemática: “El tribalismo, la hiper personalización y la incertidumbre son los tres componentes centrales del contexto político electoral, de acá y de todo el mundo. Si lo aplicamos directamente al escenario local están todos con campañas hiper personalizadas, tribalización y mucha incertidumbre. Son todos incentivos para no votar”.

“Mi suposición es que hay un segmento que está indeciso, todavía. Con las elecciones provinciales tenés un decrecimiento ya de 5 a 6 puntos con las anteriores elecciones provinciales, y de 15 puntos con las elecciones nacionales. Es mucha gente”, agregó por su parte Fariña.

Y advirtió: “Han votado para una elección a gobernador 60% a 62% del electorado y muy probablemente para elegir presidente vayan a votar un 80 por ciento. ¿Dónde está ese 18% que no votó gobernador y que va a ir a votar presidencial?”. “Comparemos legislativa con legislativa o ejecutiva con ejecutiva o incluso provincial con provincial, igualmente cae. Ese es el gran dato y que seguramente se va a repetir en las PASO”, acotó.

La incertidumbre sobre cuánto impactará el ausentismo y el voto en blanco
La incertidumbre sobre cuánto impactará el ausentismo y el voto en blanco

Aceptando la posibilidad de que ese comportamiento se repita, la clave es interpretar quiénes pueden ser beneficiados y perjudicados si se repite el ausentismo. Y acá, Lucas Romero, de Synopsis, vuelve a traer el 2021 como un antecedente clave, que se combina con lo que pasó en las 18 elecciones provinciales de este año.

“La inferencia que automáticamente se puede hacer es ‘si el que no va a votar es un votante que está enojado, disconforme, descontento, es un votante de tendencia opositora’, con lo cual, el ausentismo perjudica a la oposición. Esta sería la inferencia natural que uno podría hacer, ahora contraintuitivamente, a esa inferencia hay que contraponer lo que pasó en 2021, que fue lo contrario”.

El director de Synopsis recordó que el ausentismo perjudicó especialmente al oficialismo. “El oficialismo perdió en la provincia de Buenos Aires 1.850.000 votos y la pregunta natural que surgió es adónde fueron a parar”, dijo y continuó: “En los partidos opositores no se encontraron. Sólo tuvieron 630.000. 1.200.000 no se pudieron explicar y curiosamente, paradójicamente, hubo un millón doscientos y pico mil menos de votantes. No tengo forma de demostrar estadísticamente que más del 50% de los votos que perdió el Frente de Todos los perdió en manos del ausentismo, pero sí se infiere de esa lectura de los datos”.

“Es oportuno pensarlo a nivel nacional también. El gobierno perdió en 2021 el 40% de los votos, casi 5 millones de votos a nivel nacional, ¿Dónde fueron a parar esos votos? Juntos por el Cambio sacó lo mismo. Es más, sacó un poco menos en términos absolutos que en 2019, pero en porcentaje, como la torta fue más chica, sacó 42%”.

“Juntos por el Cambio no recibió todos esos votos. No hay forma de explicar ese 40% de caudal que perdió el oficialismo si no es por el ausentismo. Y la última es mirando los mapas. En las zonas en donde cayó mucho la participación, por ejemplo, en el gran Buenos Aires, fueron en zonas del tercer cordón, donde al peronismo le suele ir muy bien”, recordó Romero.

Por su parte, Gustavo Córdoba advirtió que “si se da algo de desmovilización de las clases altas, que en las PASO jamás van a votar en la misma magnitud que en la general o en la segunda vuelta, Bullrich puede tener una sorpresa”. Y agregó: “Los votos en la Argentina en las PASO, en las primera y en la general siempre los definen los sectores medios y moderados. El centro moderado define los presidentes”.

“Al núcleo duro de Cambiemos le va mal en las PASO porque el votante de clase alta vota en menor cantidad en las PASO. Por eso Macri hace cuatro años dijo ‘votemos en esta PASO como si fuese la segunda vuelta, porque en la PASO se define todo’. Lo decía Macri y ese puede ser el núcleo duro de Patricia .

“Mi hipótesis es que ese votante va a ir a votar a medias, por lo tanto Patricia Bullrich, puede tener registros discretos en provincia de Buenos Aires, en Capital Federal, en Córdoba. No no va a tener la diferencia que marcan algunos. Ella en redes sociales tiene mucho mejores números que en las encuestas domiciliarias”, explicó el director de Zuban Córdoba.

Sergio Massa, Larreta, Bullrich, hasta Mauricio Macri se expresaron en las últimas para pedir que la gente vaya a votar. Quizás, el que mayor insistencia viene teniendo con respecto a ese mensaje fue Javier Milei. Y tiene una lógica que, según los expertos consultados por Infobae, se basa en que es el dirigente que más “pesca” votos en ese universo de votantes blanco o ausentes.

“Uno cree que el votante de Milei es un votante politizado, radicalizado y no es así. Milei tiene mejores registros en sectores no politizados, por eso está tan insistente convocando al voto, explicó Lucas Romero y prosiguió: “Convoca al voto porque efectivamente él ve que en ese segmento de desencantados, que es un segmento esencialmente desencantado con la política, él puede ser una opción”.

Por eso, para Romero “una de las sorpresas es que el ausentismo lo afecte y reduzca lo que hoy estamos estimando. Es una posibilidad que Milei se vea afectado por el nivel de participación, él necesita que el segmento desencantado -que tiene más disposición a no ir a votar- vaya porque él se ofrece como opción a ellos. Dice ‘soy anti casta y vengo a terminar con todos esos con los que vos estás enojados’”.

Según el director de Synopsis, Milei tiene varios componentes, no sólo la anti política: “Él tiene un componente de voto ideológico y tiene un componente de voto nuevo o voto expectativa, porque se lo ve como lo nuevo. Pero hay otro componente, que es el voto desencantado, de aquel que está podrido con la política. No todo el electorado desencantado vota a Milei”.

“En el segmento desencantado a Milei le va bien, por eso quieren que vayan a votar. Lo que La Matanza es para el peronismo, para Milei son los desencantados. Ahí él se siente fuerte. por eso está promoviendo el voto”, afirmó.

En la misma sintonía, Gustavo Córdoba advirtió: “Nadie lo tiene en el mapa a Milei y los efectos relevantes que trae. Hoy el contexto, con él, es otro. El núcleo duro anti K, de la antipolítica, se lo llevó Milei. Hoy Milei tiene más votos que Patricia Bullrich en toda la Argentina”.

Nehuén Fariña compartió con Infobae un estudio cualitativo que realizó en uno de los municipios del conurbano bonaerense donde pudo definir con precisión el perfil del votante de Milei en esa compleja geografía: “El voto de Milei se compone de tercios. Un 35% son personas que en el 2019 votaron a Alberto Fernández, un 25% votaron a Mauricio Macri, y el restante 30% que no fueron a votar en el 2019, ausentes crónicos”.

En esa frontera es donde se solapan los dos universos. “Este grupo de ausentes crónicos, que probablemente esté pensando en votar a Milei son personas que no han participado antes, pero conviven bajo el mismo paraguas ideológico con personas que votaron al peronismo y con personas que votaron a Juntos por el Cambio”.

A ese “tesoro” están yendo a buscar los políticos en estos últimos días antes de las PASO. Los de Unión por la Patria y los de Juntos por el Cambio.

Ultimos articulos

Ver mas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí