El Reino Unido, ¿al borde del colapso crónico? Una crisis que empieza con los camioneros y avanzará a otros sectores

El Reino Unido se está viendo lastrado por una crisis de abastecimiento que ha tenido y tiene su máximo exponente en la falta de combustible. Los motivos de este caos están fundamentalmente en la pandemia de Covid y sus consecuencias y también en el nuevo contexto tras el brexit. Hay puestos de trabajo sin cubrir, problemas de transporte y una falta alarmante de mano de obra que ha llevado al país a frenar el crecimiento previsto para este año. 

Mientras el Gobierno llama a la calma, el país se sume en las incógnitas. Pero, ¿qué sucede realmente? Enrique Feás, investigador principal del Insituto Elcano, Leyre Santos, periodista e historiadora residente en Londres, y Paloma Vicente, que también vive en la capital británica, analizan el asunto para 20minutos desde dos perspectivas.

La compra excesiva de gasolina ante el miedo de que haya escasez de combustible está causando «problemas realmente serios» en las estaciones de servicio de Reino Unido, según insistieron estos días los portavoces del sector. De este modo, el alguna estación de servicio se ha llegado a disparar en un 500 por ciento la demanda en comparación con hace una semana ya que las compañías petroleras priorizan las gasolineras de las autopistas, según apunta la Asociación de Minoristas de Gasolinera (PRA, por sus siglas en inglés).

Problemas para el Reino Unido.
Problemas para el Reino Unido.
Henar de Pedro

«Que se fueran es culpa del covid; que no puedan volver, del brexit»

Feás explica que esto era «esperable». Sobre la falta de camioneros considera que es algo «estructural» que se solucionaba «cada año con la contratación de trabajadores europeos». En este sentido, lo que se ha terminado es «la solución a un problema». La incorporación de nuevos trabajadores se ralentiza «porque la administración ahora va lenta» porque mucha gente se fue antes de la pandemia y ahora no pueden volver «porque ya se exige un visado». La pandemia tiene un peso, pero este es mucho mayor en el caso del brexit. «Que se fueran es culpa del covid pero que no puedan volver es culpa del brexit».

«No hay falta de gasolina, sino hay falta de logística para suministrarla«, añade Feás, y avisa de que esto «no tiene una solución rápida». Además, el déficit va más allá: «Hay problemas en otros sectores como el sector agrícola, en aquellos en los que se necesitaban trabajadores temporales, ganadería, hay falta de carpinteros, construcción», continúa. «Lo que se han cargado de golpe es la flexibilidad que te da el mercado único, eso se ha eliminado de un plumazo». A corto plazo, sentencia el experto, «no se va a solucionar a corto plazo». En parte porque uno de los grandes problemas del brexit «es el papeleo». La clave para los empleadores era que si necesitaba «100 trabajadores» los tenía «en dos semanas» y eso ahora «es imposible».

¿Va a ser siempre así? No necesariamente, pero se dará «periódicamente en otros sectores» y es complicado también involucrar a los trabajadores británicos en esos sectores. Feás, en cambio, prefiere no hablar de» colapso», pero el camino es hacia una situación de «cuellos de botella repetitivos». Dependerá de las profesiones y habrá, dice, problemas de «desabastecimiento en ciertos servicios y productos» en los próximos meses.

«La sensación es que no sobra nada»

Santos, por su parte, da una imagen de mayor tranquilidad a la que se traslada viendo las imágenes de los últimos días. Hace vida completamente normal en la capital británica. «Yo no he visto desabastecimiento, sí que noto que los productos se agotan rápido en el supermercado y que una vez se agotan (por ejemplo, se acaba la leche o la carne por la mañana) tardan hasta el día siguiente en traerlos de nuevo», comenta. La sensación que tiene es que «no sobra nada». Pero no habla de desabastecimiento. «Desabastecimiento como tal yo no he visto y no conozco a nadie que lo haya visto», explica.

La falta de combustible no le afecta directamente porque no utiliza coche, pero la joven aclara que en su caso no compra «productos demasiado específicos» ni acude «a grandes superficies», donde sí podría verse con más claridad esa falta de algunos productos. «Hago vida normal y compro lo que necesito para mí, y de momento no he visto que falte nada», sostiene. Además, no es un tema «del que se hable demasiado» en el día a día de la gente, según Santos, que tampoco ha visto «ningún altercado» en primera persona.

A medio y largo plazo los problemas podrían resolverse. Dada la medida gubernamental de aprobar 5.000 visados para conductores extranjeros, con el fin de agilizar el transporte de gasolina, es poco probable que alivia este conflicto «a muy corto plazo». Así lo ven en el sector. «Podríamos ver los beneficios de esto más adelante en otoño cuando los conductores se crucen y comiencen a trabajar, pero a muy corto plazo esta compra de pánico ha causado problemas realmente serios», cuentan.

Vicente, igual que Santos, no nota ningún cambio a título personal pero sí reconoce que «algunos de mis amigos» sí que a la hora de ir al supermercado ven que «faltan cosas». A la joven sí le llama la atención que se necesita «muchísima gente para trabajar», sobre todo en la hostelería y en la restauración. «Vas por la calle y ves carteles en los establecimientos en los que se puede leer que urgen empleados tanto a tiempo partido como a tiempo completo», cuenta, y añade que esa es una situación que antes no se daba.

Excepciones «por la puerta de atrás»

¿Y qué pasará con el Gobierno de Johnson ante esta crisis? De momento, Downing Street ha tenido que recurrir al Ejército para hacer frente a la falta de carburante, pero esa medida de urgencia no será la única que tenga que tomar durante las próximas semanas. Feás desarrolla que no está muy claro cuál puede ser la reacción, pero podría pasar por autorizar, digamos, visados de urgencia «para determinadas profesiones en determinados momentos de necesidad». Eso tiene que ir acompañado de «ajustes temporales» (necesitar camioneros por ejemplo solo hasta Navidad) y por ahí la gente «no va a pasar». Lo que se verán serán excepciones al brexit «por la puerta de atrás» para que no se noten las dificultades.

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorEl exbarcelonista Svetislav Pesic es el nuevo seleccionador de Serbia
Artículo siguienteGobierno bonaerense lanza nuevos créditos para cooperativas