Los sondeos dan un empate técnico entre SPD y CDU en Alemania con un panorama muy fragmentado

Alemania entra en una especie de bloqueo. El SPD y la CDU empatan como primera fuerza, según los sondeos a pie de urna. Los socialdemócratas habrían logrado el 25% de los votos, igual que la CDU-CSU, que tendría el peor resultado de su historia, por delante de los Verdes, que han alcanzado el 15%, duplicando sus apoyos respecto a 2017. 

En cuarto lugar quedarían los liberales del FDP (11%) también mejorando considerablemente su resultado de hace cuatro años, y el quinto sería para la ultraderecha de AfD (11%), que caería. Por su parte, la izquierda poscomunista de Die Linke entraría por poco en el Bundestag -hay un suelo de un 5%- con ese mismo porcentaje de los votos.

En ese escenario tan fragmentado, Scholz tendría que pactar con los Verdes y con los liberales (la llamada coalición semáforo) si quiere ser el próximo canciller de Alemania sustituyendo a Merkel, con quien ha sido ministro de Finanzas y vicecanciller. Eso sí, también suma mayoría la llamada coalición Jamaica, formada por la CDU-CSU con los ecologistas y con el FDP. Alemania, de esta forma, estaría abocada a un pacto a tres bandas, algo que no se da desde hace décadas.



<p>El ministro de Economía Olaf Scholz (i), la canciller Angela Merkel (centro) y el ministro de Interior Horst Seehofer (d).</p>
<p>» data-type=»src» class=»ui-lazy» src=»data:image/gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==» data-src=»https://imagenes.20minutos.es/files/image_656_370/files/fp/uploads/imagenes/2018/09/21/787005.r_d.300-169.jpg»><br />
        </figure>
<p>    </a></p>
</article>
<p class=Estas elecciones sirven para poner fin a 16 años de era Merkel y abren un panorama político, ya sin la eterna canciller, completamente dividido. Por ejemplo, la gran coalición (CDU y SPD) ya no llega a sumar el 50% de los votos después de haber gobernado en las dos últimas legislaturas. De la ecuación sale AfD, pues la ultraderecha está sometida a un importante cordón sanitario: nadie negocia ni dialoga con ellos.

Tras los comicios se abrirá una tensa época de negociación, que podría extenderse durante varios meses. Esto ya no sería del todo nuevo pues en 2017 Merkel ya tardó cinco meses en formar Gobierno y reeditar su pacto con los socialdemócratas. Antes había intentado un acuerdo con Verdes y FDP, pero los liberales acabaron levantándose de la mesa al no ver colmadas sus expectativas. Ahora el escenario podría repetirse, e incluso tornarse todavía más complicado.

También la Unión Europea mira desde la distancia las elecciones. Alemania abre una ronda de comicios que seguirá en 2022 con las presidenciales francesas y en 2023, cuando están previstas las elecciones italianas y las generales en España. Mientras tanto, el reparto de liderazgos en la UE podría alterarse, con Macron ‘solo’ hasta que eche a andar el nuevo Gobierno germano y con España e Italia buscando aprovechar ese hueco -coyuntural- que dejará Alemania.

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorHamilton: «Ha llevado mucho tiempo llegar a cien victorias»
Artículo siguienteApertura de fronteras: ¿Qué impacto puede tener en el dólar blue?