¿Qué hace una chica corriendo desnuda en la París invadida por los nazis? Volvió Pierre Lemaitre

¿Qué hace una joven de 30 años corriendo completamente desnuda y ensangrentada por el boulevard de Montparnasse, en París? Es abril de 1940. Luisa tiene 30 años, es maestra, no está casada, no tiene hijos, pero le gustaría tenerlos. En su tiempo libre, ayuda como moza al señor Jules en el restaurant “La Petite Bohème”.
Cada sábado, después de 20 años, un hombre, que más que su padre, podría ser su abuelo, se sienta a almorzar en la misma mesa sin decir ni una palabra. Hasta que un día la hace una propuesta indecente a Louise –desea, únicamente, verla desnuda– y la tragedia se dispara. El escritor francés Pierre Lemaitre cierra con El espejo de nuestras penas (Salamandra, $1.899), de reciente publicación en el país, su trilogía Los hijos del desastre, que se inició en 2013 con Nos vemos allá arriba –más de 600 mil ejemplares vendidos, Premio Goncourt y un salto a la popularidad para su autor– y siguió con Los colores del incendio (2016). Si en el primer volumen de esta trilogía se sumergió en el período de la Primera Guerra Mundial y en el segundo, en los años ’30, ahora se mete de lleno en una semana clave de 1940, la que va del 6 al 13 de junio, cuando las tropas alemanas avanzan sobre territorio francés, se declara París como “ciudad abierta” –se rinde sin combate para evitar ataques contra la población civil y contra el patrimonio histórico– y se desata el abandono de la Ciudad Luz y el éxodo de sus habitantes hacia el sur del país, por las rutas francesas, sea en auto hasta donde dé el combustible, a pie, a caballo o en bici. Un día después, el 14 de junio de 1940, el ejército nazi entra en una París prácticamente desierta. En esta última entrega, el escritor, que respondió preguntas de Clarín por mail, retoma un personaje secundario del primer volumen: la pequeña Louise de Nos vemos allá arriba es ahora una mujer de 30 años y una de las protagonistas de esta novela coral, junto a una dupla de soldados desertores y a un curioso mitómano que, cual camaleón, un día es médico y otro día es cura, según le convenga.

–¿Cómo empezó esta última historia?–Los dos volúmenes anteriores de la trilogía abordaron los hechos de forma retrospectiva. Para la Primera Guerra Mundial, elegí el período de posguerra; en el segundo volumen, para el período del auge del fascismo, elegí el destino de una mujer. Así que busqué una manera de abordar la Segunda Guerra Mundial sin volver a caer en temas que se discutían muy a menudo –la Resistencia, la Ocupación, la Liberación–. El Éxodo de 1940 era un buen candidato para una novela, porque, curiosamente, los novelistas franceses lo han trabajado poco. –¿Por qué retomar el personaje de Louise?–Había hecho la promesa a los lectores en el epílogo de Nos vemos allá arriba: «Louise no tuvo un destino muy notable, al menos hasta que la encontramos a principios de la década de 1940». Además de esta promesa, el personaje era muy prometedor narrativamente.

Pierre Lemaitre encara una nueva trilogía sobre los Treinta Gloriosos. Foto Marta Calvo/ Gentileza Salamandra

–¿Qué le fascina de este período histórico? ¿Por qué una semana en 1940?–Es un período muy excepcional en la historia de Francia e incluso de Europa. Este breve período de unas pocas semanas cuenta la historia de todo un pueblo preso del pánico: millones de personas se encuentran en las rutas que se dirigen hacia el sur sin siquiera saber exactamente hacia dónde se dirigen. Este momento del éxodo es, después de todo, una metáfora de todos los períodos, y quizás incluso de hoy, cuando los pueblos aterrorizados se vuelcan a comportamientos irracionales. –¿Por qué terminar la trilogía y no continuar con el tema?–El período incluye tres décadas, por lo que es una trilogía (admito que es un poco esquemático pero me permite ver con claridad en mi proyecto). A esta primera trilogía hay que añadir una segunda, correspondiente a las tres décadas siguientes que forman una unidad histórica: los Treinta Gloriosos. –Describe dos éxodos en paralelo, el de los habitantes de París y el de los prisioneros de Cherche-midi.–Francamente, no tenía la intención de poner estos dos eventos en paralelo. Para mí, el éxodo de la prisión es una variación del tema del Éxodo, un ejemplo bastante loco de cómo actuaron las autoridades francesas en este período loco. –¿Qué encuentra tan fascinante de la Historia para nutrir una ficción?–Me pregunto si no será al revés. Si no es la ficción la que alimenta la Historia. Quiero decir que la Historia es una historia, algo que nos decimos a nosotros mismos para darle sentido a nuestro destino. Pero esta historia está hecha por todas las historias que hemos escuchado, es decir por la ficción. No sé quién era Napoleón. El Napoleón que conozco es la fusión de todas las historias que he escuchado sobre él, a lo que se suma mi propia manera de contarme lo poco que sé. La historia nunca es más que historias que nos contamos y que seguimos actualizando.

Pierre Lemaitre recibió el prestigioso Premio Goncourt en 2013 por «Nos vemos allá arriba».

–¿Cómo vivió el Premio Goncourt en 2013? ¿En qué medida ese éxito le ha condicionado a escribir las siguientes novelas de esta trilogía?–En la vida, solo hay tres cosas que pueden transformar radicalmente tu existencia en un segundo: el amor a primera vista, un ACV y el Premio Goncourt. Con este último, ganás notoriedad, legitimidad, tiempo (porque ganás dinero), te invitan adonde quieras, conocés a casi cualquier persona que quieras conocer. Por otro lado, también te da un poco de ansiedad: después del Goncourt las primeras páginas son difíciles. ¿Estoy a la altura de este premio? Esta es la pregunta permanente que te hacés. Tres o cuatro libros más tarde, cuando los lectores han revalidado su fidelidad, se gana un poco de tranquilidad. Y entonces tenés el Goncourt más la tranquilidad: una situación ideal. –¿Habrá una adaptación cinematográfica?–Quizás de televisión, porque hoy las producciones de películas «de época» con aviones y cientos de extras tienen pocas posibilidades de ver la luz. Los tiempos han cambiado. –¿Ya trabajando en otro proyecto?–En la segunda trilogía, cuyo primer volumen titulado Le Grand Monde (El gran mundo) aparecerá en Francia en enero. Y ya estoy escribiendo el próximo volumen que espero se publique el año que viene. –¿Cómo enfrenta la pandemia?–El gobierno nos asegura varias cosas: que ha gestionado adecuadamente la crisis sanitaria, que lo más duro ha quedado atrás, que podemos retomar una vida más o menos normal, que la gente modesta tiene jubilaciones demasiado altas, que es normal que las multinacionales paguen menos impuestos que cualquier francés, que hay demasiados hospitales, demasiados funcionarios, etcétera. Tengo la impresión de retomar una vida normal, por desgracia.

Afiche de la multipremiada película «Nos vemos allá arriba», basada en el libro de Pierre Lemaitre. Tuvo un actor argentino: Nahuel Pérez Biscayart.

Lemaitre Básico París, 1951. Escritor y guionista, estudió Psicología, creó una empresa de formación pedagógica e impartió clases de literatura.Autor tardío, en 2006, a los 55 años, ganó el premio a la primera novela en el festival de Cognac con Irène, un libro que que presentó a Camille Verhoeven, protagonista de una serie policial que incluye Alex (2011), Rosy & John (2011) y Camille (2012).En 2013, ganó el Premio Goncourt, el Premio de los Libreros de Nancy-Le Point, el premio a la mejor novela francesa de ese año de la revista Lire y el premio a la mejor novela del año según los libreros franceses en Livres Hebdo por Nos vemos allá arriba, a la que le siguieron Los colores del incendio (2018) y El espejo de nuestras penas (2020).PC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorFondeo: BCRA habilita a bancos a migrar encajes de Leliq a bonos del Tesoso
Artículo siguienteUn hombre se hace viral por desarmar y dar una paliza a dos policías que querían multarlo: «¡Pancho, ya cálmate!»