La ONU teme una «guerra a gran escala»: 130 cohetes de Hamás sobre Tel Aviv, y 30 palestinos y tres israelíes muertos

El enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, advirtió este martes de que israelíes y palestinos se encaminan a una «guerra a gran escala», por lo que urgió a las dos partes a detener la violencia y rebajar la tensión.

«Estamos avanzando hacia una guerra a gran escala. Los líderes de todos los bandos tienen que asumir la responsabilidad de una desescalada», alertó Wennesland en su cuenta oficial en Twitter, al tiempo que urgió a detener los ataques de manera inmediata y avisó de que «el coste de una guerra en Gaza es devastador y lo pagará la gente corriente».

La tensión entre Israel y Palestina siguió escalando este martes, hasta alcanzar un punto máximo en años con el lanzamiento de hasta 130 nuevos cohetes desde la franja de Gaza hacia Tel Aviv, la capital económica del Estado israelí y una de las áreas más pobladas del país. Los ataques obligaron a suspender las salidas y, temporalmente, las llegadas del aeropuerto internacional de Ben Gurión.

Las Brigadas Al Qasam, brazo armado del movimiento islamista palestino Hamás, ya habían anticipado que dispararían hacia Tel Aviv si Israel atacaba el conocido edificio de 14 plantas de Hanadi, en plena ciudad de Gaza, que albergaba oficinas de portavoces y miembros del rango político de Hamás, y que fue bombardeado este martes por la tarde.

A última hora de la tarde eran ya 630 los proyectiles disparados en los últimos días por las milicias armadas de grupos como la propia Hamás y Yihad Islámica Palestina, según los datos del ejército de Israel. 

De hecho, este martes se produjeron las primeras víctimas mortales israelíes; dos mujeres que perdieron la vida en la localidad hebrea de Ascalón, atrapadas entre los escombros de un edificio antiguo que carecía del refugio antiaéreo que es parte habitual de muchas construcciones en el país, y una tercera en Tel Aviv. Además, hasta la noche del martes los ataques palestinos habían dejado 12 heridos en Israel, principalmente en Ascalón, Asdod y Tel Aviv.

En el otro lado, hasta este martes eran ya al menos 30 los palestinos –entre ellos, diez niños– que habían muerto a consecuencia de los ataques en represalia del ejército israelí (más de 500 bombardeos). La cifra de heridos palestinos ascendía a 120.

Gaza enterró este martes a la mayoría de los fallecidos, mientras los escombros de edificios por los daños causados en esta escalada vuelven a ser la tónica entre sus estrechas y densas calles.

El origen de la escalada

Esta escalada de violencia tiene su origen en los fuertes disturbios que se han venido produciendo en las últimas semanas en Jerusalén, marcados por los intensos enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas del orden israelíes. La chispa que los desató fue el bloqueo de las escalinatas de la Puerta de Damasco, que marca la entrada de Seij Yarrah, el barrio árabe de Jerusalén Este –ocupado por Israel desde 1967– así como por el clima generado por el posible desalojo de unos 50 residentes de este barrio para alojar, en su lugar, a colonos judíos.

En respuesta, las milicias de Hamás y Yihad Islámica dispararon el lunes siete cohetes contra Jerusalén, que a su vez fueron contestados con una oleada de ataques en la franja de Gaza por parte de Israel, incluyendo misiles dirigidos contra el icónico edificio Hanide de la Ciudad de Gaza este martes por la tarde.

Posteriormente, las Brigadas Al Qasam dispararon al menos 137 proyectiles en pocos minutos contra las ciudades de Asdod y Ascalón y en torno a otros 130 contra Tel Aviv, haciendo sonar las alarmas antiaéreas de la ciudad y obligando a las autoridades a cerrar el aeropuerto Ben Gurión.

«Esta campaña tomará tiempo»

Ante esta situación, el Gobierno en funciones que preside Benjamín Netanyahu advirtió de que aumentará «la intensidad de los ataques». «Nuestra pauta es aumentar aún más la intensidad y cantidad de los ataques», aseguró, añadiendo que Hamás, que controla de facto Gaza –pese a que el Gobierno palestino está en manos de sus rivales Al Fatah– «recibirá golpes que no esperaba».

«Esta campaña tomará tiempo. Con determinación, unidad y fuerza devolveremos la seguridad a la gente de israel», declaró Netanyahu al final de la jornada.

De hecho, el ejército israelí movilizó este martes a 5.000 reservistas y el Jefe del Estado mayor, el general Aviv Kochavi, advirtió de que «todas las unidades» deben estar preparadas para una campaña «más amplia» que podría tener una duración indefinida. El objetivo de este movimiento, explicó Kochavi, es «expandir la actividad» de la operación militar y «profundizar en la defensa» del estado.

Mientras, la comunidad internacional se ha movilizado para condenar la violencia en el enclave de Oriente Próximo. Así, la ONU, la Unión Europea y países como Rusia llamaron a la calma y a rebajar las tensiones, mientras que Estados Unidos explicitó su apoyo a Israel y condenó los ataques palestinos. El presidente estadounidense, Joe Biden, declaró que mantiene su «respaldo al derecho legítimo de Israel a defenderse»,

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorCampo Grande: Exitosa campaña de vacunación contra COVID-19.
Artículo siguienteGira: el apoyo europeo habilitaría más tiempo para pagar a Club de París