¿Quién inspiró al pescador de “El viejo y el mar”, de Ernest Hemingway?

Aún hoy, 69 años después de publicada por primera vez, sigue en pie la confusión por la identidad del pescador que inspiró la breve novela de Ernest Hemingway, El viejo y el mar, distinguida con el Premio Pulitzer –considerado el Nobel norteamericano– el 4 de mayo de 1953, hace exactamente 68 años.
Don Ernesto, como lo llamaban a Hemingway en la localidad cubana de Cojímar, de tradición pesquera, habitó esas costas y aprovechó las vivencias de los locales para crear una de sus obras más relevantes.El viejo y el mar fue publicada en Cuba en 1951, en Estados Unidos en 1952 y le valió a su autor el Premio Pulitzer en 1953 y el Premio Nobel de Literatura en 1954.

Ernest Hemingway y su amigo Gregorio Fuentes.

​Fue su obra más importante publicada en vida y acaso la más célebre: es considerada por la crítica uno de los trabajos de ficción más destacados del siglo XX y fue adaptada al cine en dos ocasiones. La amistad entre el Nobel y Gregorio Fuentes Bethecurt o «Goyo», tal como trascendió, el patrón de su barco «El Pilar», hizo pensar a muchos que él era el protagonista del libro. O al menos, el inspirador del personaje y del argumento de la historia.Sin embargo, años más tarde, el propio Gregorio confesó no ser el pescador en cuestión, pero sí haber sido el responsable de referirle la historia a Hemingway: se encontraba pescando con un amigo cuando vieron una barca en altamar a poco de desatarse una tormenta. Se acercaron a ayudar y el hombre los echó: «Váyanse, que me lo van a espantar», les dijo.Se llamaba Anselmo Hernández y era un antiguo pescador del lugar. Incluso el joven que aparece en la novela está inspirado en el nieto del tal Anselmo. «Era flaco y desgarbado, con arrugas muy profundas en la parte posterior del cuello (…) Todo en él era viejo excepto sus ojos», así describe Hemingway a Santiago –tal el nombre del protagonista, a quien todos llaman «El viejo»– en el relato, que le llevó tres años de escritura.»Esta es la prosa por la que llevo trabajando toda mi vida que debería leerse con facilidad y sencillez y sentirse breve pero teniendo todas las dimensiones del mundo visible y del mundo espiritual de un hombre. Es la mejor prosa que he escrito hasta ahora», señaló Hemingway, también autor de Adiós a las armas (1963) y Por quien doblan las campanas (1972).De qué se trata Santiago es un pescador ya anciano que lleva 84 días sin pescar nada. A pesar de su avanzada edad, un día decide adentrarse en altamar en un bote para capturar un enorme marlín (similar a un pez espada). Lo consigue apuñalándolo con un arpón después de tres días de lucha con el animal, durante los cuales el hombre, además, recuerda los mejores momentos de su vida. Sin embargo, cuando emprende el regreso, deseoso de mostrar su conquista y de hacerla dinero, es perseguido por tiburones atraídos por la sangre del marlín, cuyo cuerpo era arrastrado por la barca. Se lo van devorando hasta el punto de que el viejo llega a tierra únicamente con el esqueleto del pez. Aún así recibe el reconocimiento de sus pares.»No hay simbología en la obra», declaró el autor, negando que se tratara de una metáfora para explicar su situación y aceptación en Cuba.

Gregorio Fuentes, amigo de Hemingway y señalado como quien inspiró al pescador de «El viejo y el mar». Foto AP

El escritor estadounidense, nacido en Illinois en 1899, fue un gran aficionado a la pesca deportiva y fundó en 1950 el torneo internacional de pesca de la Aguja «Ernest Hemingway», que desde entonces se ha realizado de manera casi ininterrumpida –con excepción de los últimos dos años por la pandemia– en la Habana, capital cubana, la ciudad en la que pasó largas temporadas durante 22 años. Incluso lo ganó en tres oportunidades.En cuanto a los temas de fondo, aparecen la soledad, la autosuperación, la constancia, la valentía, la amistad, la lealtad y la muerte. Para William Faulkner, «fue su mejor obra. El tiempo demostrará que es la mejor que cualquiera de nosotros haya escrito».Hemingway se suicidó en Idaho el 2 de julio de 1961. Antes de eso, recorrió el mundo, fue chofer de ambulancia durante la Primera Guerra Mundial, vivió en París, Cuba, el Congo y Estados Unidos. 

«El viejo y el mar», de Ernest Hemingway (Debolsillo, $599 papel y $250 ebook).

PC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorLa EMA empieza a analizar la vacuna china de la covid-19 de Sinovac
Artículo siguienteCondenado a pagar 450.000 euros por esclavizar y abusar de un hombre negro y con discapacidad intelectual