¿Estás seguro de que no tenés ninguna discapacidad? El libro que nos desafía

No es un libro para vindicar nada ni a nadie; tampoco pretende hacerse eco de lo “políticamente correcto” para complacer o consolar. No, ese no es el deber de la literatura. Esto es lo primero que aclara Adriana Rodríguez, licenciada en Letras y editora venezolana radicada en Argentina, cuando habla de Mosaico: microficciones sobre discapacidad.
Se trata de​ la antología que compiló junto al escritor boliviano Homero Carvalho Oliva y que publicó la editorial nicaragüense Parafernalia Ediciones Digitales, dirigida por Alberto Sánchez Argüello. El formato digital es gratuito, accesible para personas con discapacidad visual y puede descargarse en la página web de la editorial.El volumen reúne 68 historias que abordan la discapacidad con distintos enfoques: amor, miedo, tristeza, sarcasmo, optimismo, esperanza, fe, superación, maldad, erotismo, desde lo biológico, lo psicológico y lo social sin “la sensiblería, el tabú o la reivindicación de derechos” con los que suele tratarse, según Rodríguez.Quise cuestionar ese mito o preconcepción de que las personas con discapacidad somos todas buenas, buenitas, angelicalesAdriana RodríguezUno de sus propósitos es mostrar que las personas con discapacidad no son héroes, ni desdichados sino seres humanos que ríen, lloran, sueñan, se equivocan.A medida que la respuesta de los autores lo permitía se le dio cabida a discapacidades físicas, sensoriales, intelectuales, psicosociales e incluso enfermedades discapacitantes (verbigracia, Parkinson y Alzheimer).Adriana es ciega de nacimiento, por eso esta obra tiene como eje un tema con el que ha convivido durante sus 38 años. Su pasión por la literatura comenzó en la adolescencia, cuando se convirtió en una ávida lectora.Malos también  Desde hace casi cinco años, Adriana produce y edita el blog Leamos cuentos y crónicas latinoamericanos, en el que divulga narrativa clásica y contemporánea. En esta antología se estrena como escritora con el -terrible- microcuento Capaz de todo, cuyo protagonista comete actos atroces. “En principio me lo planteé como una forma de jugar con la polisemia de la frase y a partir de ahí preguntar ¿qué es ser capaz de todo?, y cuestionar ese mito o preconcepción de que las personas con discapacidad somos todas buenas, buenitas, angelicales, incapaces de un mal pensamiento, de un mal hábito, de una mala acción y para lograr el efecto de cuestionar eso, lo llevé al extremo”, detalla. Pero advierte que tampoco pretende decir que todas las personas con discapacidad llevan “un psicópata por dentro”, sino que tienen claroscuros.Hispanoamérica presenteSe escogieron 34 textos de escritores y 34 de escritoras de 14 países de América Latina y de España. De Argentina se incluyeron 17 firmas, entre las que están Ana María Shua, Fabiola Soria, María Elena Lorenzin, Omar Julio Zárate, Mariángeles Bonardi.Homero Carvalho estima que esa etapa fue exitosa pues al llamado concurrieron “desde consagrados que son un referente en el género, así como escritores noveles o personas que, incentivadas por la convocatoria, escribieron exclusivamente para este libro de miniaturas textuales”. Otto Pereda, escritor guatemalteco con residencia en Argentina fue uno de los que escribió especialmente para Mosaico. Su cuento está narrado desde la candidez de un niño que envía al Polo Norte una carta en Braille.

Adriana Rodríguez, editora. Foto: Cortesía

Aunque suele quedar satisfecho con lo que escribe, reconoce que siempre es un reto plasmar las ideas en el papel. “Me divertí mucho en el proceso”, asegura el joven, quien tiene discapacidad visual leve.Al participar, Homero reafirmó su idea de que “si bien la discapacidad es tener limitaciones para el desempeño de ciertas actividades, no supone una disminución en la valía moral, ni en el valor de las personas, como tampoco en la esencia del ser humano”.A los ocho años asumió su tartamudez. Ahora es una de sus fortalezas: “Cuando doy clases, lo cuento para que los estudiantes que la padecen sientan que no están solos”, destaca.Sin embargo, La diferencia, su microficción en Mosaico, no versa sobre esta discapacidad sino sobre salud mental pues quiso contar algo que le sucedió. Asevera que el personaje de su historia continúa “haciendo de las suyas, insultando y denigrando a otros”.

01

Mosaico: microficciones sobre discapacidad.
Compiladores: Homero Carvalho Oliva y Adriana Rodríguez
Editorial: Parafernalia
Precio: Gratis

El escritor habla de las discapacidades no visibles, de las invisibles y de que existe la tendencia por parte de personas que no tienen discapacidad a ver con pocas luces a quienes sí la tienen.Si tuviera que escribir un eslogan para promocionar este libro, sin dudarlo interpela a quien lee: “¿Estás seguro de que no tienes ninguna discapacidad? Lee esta antología y averígualo”.Mosaico se puede descargar desde acá.Capaz de todoPor Adriana RodríguezA Leonardo Dolengiewich A simple vista, Aníbal parecía un hombre como cualquier otro, pero era sordo.Desde niño, su mamá le dijo siempre que él sería capaz de todo cuanto quisiera, y él se lo creyó: hizo un posgrado en Química, obtuvo una medalla como maratonista, aprendió a bailar siguiendo las vibraciones del bajo en las canciones y, por él, más de diez mujeres fueron encontradas flotando inertes en el río de la ciudad, después de haberse desangrado, apuñaladas, porque nunca pudo perdonar sus burlas y desprecios.PK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado

Artículo anteriorAUH le gana a la inflación: familias con un hijo recibieron ingresos por $79.228
Artículo siguienteEE UU admite que no necesitará la vacuna de AstraZeneca y donará 60 millones de dosis a otros países