Para Cuba, la protesta de sus artistas es el “último intento” de Estados Unidos “por derrocar la revolución”

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó el domingo que la reciente protesta en La Habana de jóvenes artistas del Movimiento San Isidro es «el último intento» de la administración de Donald Trump «por derrocar la revolución cubana».
Habla de un grupo de artistas críticos del régimen -escritores, periodistas, actores, curadores-, cuya protesta ha llegado incluso a Buenos Aires, donde el violinista Luis Alberto Mariño Fernández se manifiesta todos los días.»Ustedes saben todo lo que nos han tratado de montar, nos han montado un show mediático», dijo Díaz-Canel a los cientos de jóvenes que participaron en un acto «en defensa de la revolución» en un parque de la capital.
Hoy viví un momento historico en Cuba. Más de 100 artistas, activistas y periodistas nos citamos frente al Ministerio de Cultura para exigir el a la represión en Cuba, solidaridad con @Mov_sanisidro y la libertad de Luis Manuel Otero y Anamelys Ramos. Algo cambió en Cuba hoy!! pic.twitter.com/ZQbZ0IqpMy— Abraham Jiménez Enoa (@JimenezEnoa) November 28, 2020

Esa protesta fue «el último intento que podían dar los ‘trumpistas’ (partidarios de Trump) y la mafia anticubana (de Miami)», como parte de «una estrategia de guerra no convencional para tratar de derrocar la revolución», aseguró el mandatario.»Ellos tenían en su pronóstico (…) que, antes de que terminará el año, tenía que caer la revolución cubana, tenía que caer Nicaragua y tenía que caer Venezuela, y se van a quedar con el deseo», apuntó.Un grupo de 14 personas, miembros o cercanos al colectivo de artistas del Movimiento San Isidro, se atrincheró durante diez días en una casa de La Habana para exigir la liberación de uno de sus miembros, el rapero Denis Solís, condenado a ocho meses de cárcel por «desacato» a la autoridad.
No son jóvenes con un proyecto de sociedad mejor en mente, batidos por su cuenta para sacarlo adelante. No tienen norte político digno de ningún tipo, tan solo son instrumentos de la agenda con que #EstadosUnidos quiere derrotar la Revolución #Cuba https://t.co/Qzh2l2PNI1— Periódico Granma (@Granma_Digital) November 30, 2020

La protesta terminó la noche del jueves, cuando la policía allanó la sede del grupo alegando que incumplía las normas sanitarias contra el covid-19 de uno de los presentes, recién llegado de México, a través de Estados Unidos.El grupo viene manifestándose hace meses. En julio, la artista y escritora Coco Fusco había dicho a Clarín, vía WhatsApp: “Fueron más de 35 arrestos y 85 arrestos domiciliarios. No todos los participantes eran artistas. Muchos eran activistas de derechos humanos, periodistas independientes y también artistas, además de algunos cubanos de a pie que se enteraron de las protesta a través de Facebook. Los que arrestan NO SON CIVILES [así en mayúsculas]. Son policías y agentes de la Seguridad del Estado. Los de la Seguridad son de la contra-inteligencia. Hay un grupo dentro de la seguridad que hostiga a los artistas”.Por su parte, la artista disidente Tania Bruguera, dijo hace algunos días en una entrevista con Revista Ñ que «en Cuba el artista no tiene la libertad de decidir qué quiere hacer, porque siempre vas a tener a ese Gran Hermano del gobierno mirándote y te va instrumentar.»

En Buenos Aires. Luis Alberto Mariño Fernández protesta e frente a la Cancillería argentina contra la represión a artistas en Cuba. Fotos Emmanuel Fernández

Sin embargo, matizó: «Argentina es uno de los países donde mejor pueden entender de lo que estoy hablando, aunque muchos se sigan enfocados en no querer entender mucho de lo que incluso pasaron sus abuelos y quienes vivieron situaciones similares durante la dictadura. Debo decir que a mí, lo peor que me pasó fue que me metieran en un carro; me pidieran que bajara la cabeza y cerrara los ojos y, después de una hora de travesía, aparecí en una casa, con ocho militares, más otro cuidador que cocinaba, junto a un perro…»Este sábado, la cancillería cubana convocó al encargado de negocios de Estados Unidos, Timothy Zúñiga-Brown, denunciando su «intromisión flagrante y desafiante» en la protesta.»No admitimos injerencia desde el norte. Los problemas nuestros los discutimos entre nosotros, y soberanamente decidimos. Y aquí hay espacio de diálogo para todo lo que sea por el socialismo», dijo el presidente cubano, que vestía una camiseta con los colores de la bandera de su país.La presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria en la Universidad de La Habana, Claudia Zambrano, de 21 años, fue una de las oradoras en el acto: «el diálogo es necesario, pero el camino escogido por algunos, errado».El desenlace de la protesta de San Isidro fue el detonante de la manifestación inusual que realizaron el viernes unos 200 jóvenes frente al Ministerio de Cultura para reclamar un diálogo con las autoridades.Después de una espera de 10 horas frente al Ministerio, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, recibió a 30 representantes de los artistas, incluidos varios miembros del MSI, que le presentaron un pliego de demandas por más libertad de expresión y creación.AFP y Redacción ClarínPK​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado