La traición de la Premio Nobel Louise Glück a la pequeña editorial que apostó por ella

¿Saben cuándo gana plata un poeta? Yo les digo: nunca. ¿Y si gana el Premio Nobel de Literatura? Ahí puede ser. ¿Y quién gana también, en ese caso? Sus editores, claro.
Este es el razonamiento básico pero puede fallar. Está fallando. La poeta estadounidense Louise Glück se quedó este año con el premio grande de la literatura mundial y el dedo mágico de la Academia Sueca puso sus hermosos poemas ante la vista de millones.Nosotros, en castellano, los leímos mayormente gracias al trabajo de la editorial española Pre-textos, que no se venía llenando de oro con ellos. El 8 de octubre, cuando se conoció la noticia y todo era felicidad, el editor Manuel Borrás, director editorial de Pre-Textos, contaba que hasta ese momento no habían vendido más de 200 ejemplares de la autora: habían publicado siete libros. Los hicieron traducir al español, los editaron, los diseñaron, pagaron la impresión, los distribuyeron. Para vender 200 ejemplares. Y el día del Nobel, claro, muchos más: en un día les pidieron 700.

Manuel Borrás, editor. Foto Cortesía Manuel Borrás

Pero las cosas cambian y ahora, cuando fue a renovar derechos, Pre-textos se topó con Andrew Wylie, el más aguerrido agente literario (lo llaman «el Chacal»). Ya no tenían la preferencia para editar, lo pasado pisado, los derechos se vendían al mejor postor y los conminaban a destruir los ejemplares que ya tenían. ¿Había que hacer frente a otras condiciones, pagar más? «Ni nos dieron la chance de tanteo», dice Borrás a Clarín. «Hasta eso se nos negó».Borrás no quiere dar muchas más vueltas pero se lo nota cansado, deprimido, con el tema. Habla de «tono intimidante» de la Agencia, de asuntos legales. ¿Está mal querer hacer valer una obra cuando, según las impiadosas leyes del mercado, ha subido de valor? ¿Está bien olvidar a quien invirtió cuando no había mayores perspectivas de recuperar la plata?
“Por desgracia a la poeta Glück dentro de poco se le recordará tan poco como se le echaba en falta antes”

Manuel Borrás
Editor

Con la esperanza de que el responsable del disgusto fuera el malo de Wylie y no la poeta que admiraban, los editores mandaron una carta -correo postal- a la flamante Premio Nobel de Literatura. «La novedad es que no hemos tenido novedades», dice Borrás este jueves a Clarín. Cri cri, se dice por acá.-¿Y sus agentes?-La agencia sigue intimidándonos en un lenguaje difícilmente aceptable. Nosotros lo único que queremos es que no se nos obligue a cometer el delito ecológico de destruir unos libros impecablemente editados y con sus contratos, aunque a día de hoy algunos hayan caducado.-¿Nuevos editores tendrían que hacer nuevas traducciones?-Suponemos que hará traducir todo de nuevo y ya veremos cuáles son resultados habida cuenta que para ellos, está claro, la literatura es lo de menos.

Los libros de Gluck que editó Pre-textos

-¿Otras editoriales ya lo quieren?-Tratamos con Wylie, él dice que hay ya un interesado. No sabemos quién, pero se va a cubrir de gloria… Una carta abiertaAnte esto, escritores, traductores, editores y periodistas, los mismos que se alegraron por su designación, están firmando una Carta Abierta que tal vez llegue a oídos -a ojos- de Louise Glück. En ella recuerdan que «pese a las pérdidas económicas que representaron, se sucedieron uno tras otro, abonando un extenso territorio, en el que lectores que, antes de la existencia de esas traducciones, nada sabían de Glück fueran paulatinamente ‘colonizados’ por la autora». Y toman posición: «Queremos dejar sentado nuestro descontento por una práctica cada vez más frecuente que denigra la confianza, conspira contra la lealtad y condena a la literatura a ser un producto más del mercado, relativizando los valores humanos de los que se supone debería ser portadora».Borrás se lo tomó con calma: «Por desgracia a la poeta Glück dentro de poco se le recordará tan poco como se le echaba en falta antes», dijo a la prensa.Wylie, mientras tanto, no respondió la consulta de Clarín.En el país no había libros de Louise Glück hasta que ganó el Premio Nobel. Hoy se consiguen, en la edición de Pre-textos. Después, veremos.PK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado