¿Qué esperamos de Kamala Harris?

Para ser honestos, el festejo por la elección de Kamala Harris -¡una mujer!- a la vicepresidencia de los Estados Unidos, más nos habla del férreo conservadurismo de ese país que de enormes cambios sociales.
Harris saca pecho «-seré la primera mujer en ese puesto pero no la última», dijo en su discurso- y un poco emociona pero hay que decir que el gran país del Norte tardó bastante en resquebrajar su techo de cristal: en 1960 una mujer -Sirimavo Bandaranaike- fue la primera en gobernar un país. El país era la actual Sri Lanka. Sus mandatos -la eligieron tres veces- duraron 18 años. Me dirán que Sri Lanka no es Estados Unidos pero tampoco es el único: Indira Gandhi estuvo al frente de la India entre 1966 y 1970 y otra vez entre 1980 y 1984; en 1969 Golda Meir asumió como Primera Ministra de Israel, Soong Ching-ling fue -co-presidenta de China entre 1968 y 1972, Mary Robinson estuvo al frente de Irlanda entre 1990 y 1997. Y son sólo algunos ejemplos. Ni que hablar de Margaret Thatcher, Michelle Bachelet, Dilma Rousseff. Por estas pampas votamos a María Estela Martínez de Perón como vice y quedó al frente cuando murió Juan Perón, Gabriela Michetti fue vicepresidenta y, por supuesto, Cristina Kirchner ganó dos elecciones como presidenta y una como vice.

Carácter. Kamala Harris en el debate demócrata de septiembre de 2019. Foto Reuters

Harris, sin embargo, trae a estas elecciones el glamour y el aire de los tiempos en que el señor mayor y blanco que es Joe Biden no logra arrimar. Un poco negra, un poco india, un poco jamaiquina y la mujer de un judío, une la causa de las mujeres con el sueño -o pesadilla, depende del soñador- de un Estados Unidos multicultural. Se presenta en Twitter aclarando que quiere ser llamada «ella», lo que en sí no es una novedad, pero sí lo es el hecho de que lo explicite, dejando claro que -como muchos jóvenes que emplean el lenguaje inclusivo y defienden la libre elección de género- ser «ella» o «él» es algo que no salta a la vista y debe dejarse claro.Y, hace meses, presentó un proyecto para legalizar la marihuana, aunque en 2010 se había opuesto a su despenalización.Como fiscal general de San Francisco, Kamala Harris impulsó una ley que penaba a los padres que no mandaban a sus chicos a la escuela y logró bajar la tasa de ausentismo. Por otro lado, de esos años muchos señalan -recuerda el diario Los Angeles Times- que hizo cumplir escrupulosamente leyes que mandaron a demasiados afroamericanos a la cárcel.Así como a Obama no le tembló la mano a la hora de deportar inmigrantes ilegales o de mandar tropas a otros países -y así mostró que un negro podía tener políticas tan duras como los blancos que lo antecedieron- Harris llega a un puesto donde ser mujer no será lo más importante. La ideología, las visiones del mundo, la decisión de para quién gobernar marcarán el camino. No un ángel canchero, será una vicepresidenta de los Estados Unidos, buena o mala como cualquiera: es una de las formas de la igualdad.PK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado