Al final, renunció la gerenta de arteBA

Tras la crisis que provocaron la postergación de la edición presencial de arteBA 2020 y las renuncias en cadena de Amalia Amoedo (presidenta en ejercicio desde al año pasado) y sus susesores Juan Carlos Lynch y Matilde Grobocopatel, este martes por la tarde se concretó la renuncia de Julia Converti. Gerenta general y alma mater del equipo directivo de gestión de la feria, había quedado en el ojo de la tormenta.En el rocambolesco devenir que tuvo esta serie de desaciertos, Converti terminó siendo blanco de todas las críticas. Finalmente, al cabo de mes y medio de conversaciones en el marco del consejo asesor de la institución, Converti firmó el acuerdo por el cual se desvincula de arteBA, tras 20 años de una relación laboral que comenzó cuando era pasante -solo tenía 19 años- y que fue creciendo hasta que en 2012 se conviritó en gerenta general. Entonces tenía 32. Mucho se ha hablado de su acelerada trayectoria pero nadie podrá poner en duda la energía que la «Colorada» puso en juego, constituida en el sello de su gestión.Desde su nacimiento en el año 1991, arteBA fue creciendo a ritmo constante y, para bien o para mal, se convirtió incuestionablemente en la única gran plataforma de visibilidad del arte moderno y contemporáneo de nuestro país; el principal espacio de ventas con relativa proyección internacional en un mercado local muy acotado.

Un retrato de la edición 2019: este año se llevó adelante de manera virtual. / Archivo.

La feria organizó visitas de coleccionistas extranjeros, charlas y conversaciones con curadores y académicos, y sobre todo programas de compras que vinculaban insituciones internacionales con el arte local. En este proceso, en el que la arteBA creció en escala y público e intentó acompañar la expansión que este tipo de eventos tuvo con la globalización, por fuerza apareció una creciente asociación con empresas, bancos, fondos de inversión y marcas de moda. No cabe duda de que la gestión y orientación de todo eso le otorgó a Converti un invalorale prestigio y, sobre todo, una importante cuota de poder. A nadie se le escapan los sentimientos encontrados que producen esas variables cruzadas en nuestro medio.Así las cosas, y a pesar de haber declarado en numerosas oportunidades que antes que nada ella tenía puesta la camiseta de arteBA, la joven gerenta del pelo rojo y el look fashion consideró en las últimas semanas que ya no estaban dadas las condiciones para continuar.Este martes el equipo que la acompañó en estos últimos años la despedía en Instagram con la certeza de que iban a extrañar su gran energía motora. Algo de eso mencionó Alec Oxenford, el anterior presidente de arteBA, en su cuenta.MS/EV

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Escuchá Fm Salto Encantado