Punto por punto, los aspectos más importantes del plan gasífero del Gobierno

La base del programa estará centrada en un sistema de contratos directos para garantizar la demanda interna durante los próximos cuatro años, permitiendo reducir recursos fiscales. Esto se realizará mediante un esquema de subastas realizadas por la Secretaría de Energía.

La firma de los contratos entre productores y las distribuidoras y usinas representadas a través de Cammesa, se realizarán bajo un esquema competitivo por subasta a 4 años para el caso de la producción on shore. En tanto que para los proyectos off shore se aplicará un plazo a ocho años para amortizar los mayores costos.

Con estas, el Gobierno busca asegurarles a las productoras bloques fijos de 70 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) por 365 días hasta 2024, con un bloque adicional por cada período invernal, y en temporada estival de menor demanda garantizar la prioridad en el despacho, como también para la exportación.

El plan de estímulo centrará sus objetivos en el desarrollo productivo mediante la relación público-privada, cuya patas será también la exportación, en un contexto de faltante de divisas. Con el nuevo diseño, los productores que sostengan o incrementen la producción de este año, podrán aumentar las exportaciones fuera del período estacional de inverno. Es decir, a contramano de la mayor demanda de gas a nivel local.

El esquema prevé “viabilizar inversiones inmediatas en producción en todas las cuencas del país de gas natural, satisfacer las necesidades de hidrocarburos del país con el producido de sus yacimientos, proteger los derechos de los usuarios y consumidores actuales y futuros del servicio de gas natural; proteger la cadena de valor de toda la industria gasífera y mantener los puestos de trabajo en la cadena de producción de gas natural”.

En cuanto a las tarifas, el plan prevé avanzar en un descongelamiento controlado y progresivo que evite fuertes impactos en el bolsillo de los ciudadanos. Sin embargo, también proyecta una reducción de subsidios para ir poco a poco bajando el costo fiscal.

Por otro lado, también busca sustituir importaciones de Gas Natural Licuado (GNL) y combustibles líquidos con el fin de avanzar en una balanza comercial energética superavitaria. El nuevo esquema intentará dotar de mayor certidumbre de largo plazo al sector hidrocarburífero y al mismo tiempo establecer un sistema transparente abierto y competitivo.

En cuanto al Precio de Ingreso al Sistema de Transporte o también conocido como En boca de pozo del gas, este surgirá del mercado bajo libre competencia, pero con condiciones previas fijadas desde el Estado que garanticen los objetivos del programa.

Escuchá Fm Salto Encantado